miércoles, junio 21, 2017

Tristania, de Andrés Acosta e ilustraciones de Marco Chamorro



ACOSTA, Andrés; Chamorro, Marco. Tristania. Ediciones El Naranjo. 2017. 195 páginas.
★★

El Morbi y el Sick son hermanos, y llevan una vida que no es muy común, por el simple hecho de que ellos dos no son muy comunes que digamos. Ambos adoran los juegos de mesa, en especial los de rol, y sienten una inmensa pasión por las películas de terror. Si algo habla de zombies, vampiros o asesinos, y además tiene gore explícito, es seguro que ambos lo amarán. De hecho, los dos suelen acudir a un cine viejo en el cual sólo proyectan películas de terror. Sus gustos excéntricos no son del agrado de la mayoría de los chicos de su edad, así que ambos son los parias del grupo y sólo pasan tiempo el uno con el otro. 

En una ocasión se quedan en el cine tiempo después de que cierra. Es más bien un accidente (después de una pelea que tienen y que los obliga a ocultarse para evitar que los echen del cine), al final la situación hace que conozcan a Tristania, la hija del dueño del cine, quien a su manera, se apiada de ellos, y deja que permanezcan en el cine e incluso le acompañen a ver una de las películas más gore e intensas de la historia.

Lo que comienza con la emoción de permanecer en el cine por una noche, se convierte en una pesadilla cuando el mundo irreal de sus películas favoritas, se une con la realidad. El Morbi, el Sick y Tristania tendrán que enfrentarse a una horda de zombies que son, en definitiva, más peligrosos que cualquiera de los que el cine intenta emular.

¿Zombies?

Cuando comencé a leer la historia, no pensé que fuera a incluir zombies. Gran parte de la misma me sorprendió precisamente por eso. Sin embargo, no fue una sorpresa agradable, sino algo que me hizo pensar que el asunto de los zombies estuvo dentro de la historia sólo por estar. No es el único elemento de la trama que no me agrada. La existencia misma de Tristania, su historia y lo que ocurre con su padre, me parecen elementos que no terminan de cuajar.

Si a lo anterior le sumamos que no me gusta ni la relación y la esencia, como personajes, del Morbi y el Sick, no tanto por el amor-odio que parecen tenerse, sino por lo estereotipados que están: Morbi, un gordo medio estúpido y el Sick, el delgado y listillo.

En general, la historia no termina de convencerme. A mi parecer, mantiene un ritmo constante hasta el final, cuando todo ocurre prácticamente en un suspiro. A pesar de ello, creo que tiene suficientes elementos para interesar al público infantil/juvenil al que está dirigido, en especial para aquellos pequeños que comiencen a acercarse a la literatura de terror. 
Continue Reading

viernes, junio 09, 2017

Recomendaciones: Libros LGBT+



Junio es el mes del orgullo LGBT, no es una conmemoración oficial pero cualquier motivo es bueno para hablar un poco sobre este tema y como el pasado 17 de mayo, no hice comentarios al respecto, en esta ocasión quiero poner mi granito de arena y hoy les comparto una pequeña lista de recomendaciones de libros de temática y/o personajes LGBT+

Nota: No, los libros de la foto no son los que se mencionan en la entrada, pero, ya saben, los colores y eso. 

El lustre de la perla, Sarah Waters



Creo que este libro está entre mis favoritos de temática LGBT. El título original es Tipping the velvet, (y el título es toda una alusión sexual); es una historia nos remonta a la época victoriana, cuando Nancy Astley conoce a Kitty, una cantante que se hace pasar por hombre y cuyo espectáculo la ha vuelto famosa precisamente por eso. Nancy la admira tanto, que decide seguirla a Londres, en donde pasa de ser su asistente a su amante y compañera de escenario. Poco a poco, la relación de ambas se fragmenta y Nancy debe pasar por un largo camino y por mil facetas distintas antes de encontrarse a sí misma. El libro te rompe el corazón más de una vez, pero te deja un gran sabor de boca al final. 

En el 2002 la BBC realizó una mini serie de TV sobre la novela.

Aristóteles y Dante descubren los secretos del Universo, Benjamin Alire-Saenz



A mí me gustan las historias bonitas, y Ari y Dante son precisamente eso, una historia bonita. Pero es una historia que, además, está llena de una carga social y emocional muy grande. Seguramente conocen ya la historia: Aristóteles y Dante son un par de chicos que viven en El Paso, Texas. Ambos se vuelven amigos y poco a poco comienzan a descubrir muchas cosas sobre sus respectivas familias, sobre sí mismos, su manera de ver el mundo y, en especial, sobre su relación. 

La novela toca diferentes temas, entre ellos la amistad, la homosexualidad, la homofobia, la intolerancia, la adolescencia (con sus cosas buenas y sus cosas malas), el amor y aquello que me gusta más del libro: la identidad cultural. Ari y Dante son dos chicos que, como todos los chicanos, no son ni de aquí ni de allá, y eso marca mucho su forma de ver el mundo. 


EL BESO DE LA MUJER ARAÑA, DE MANUEL PUIG



Sin duda ésta es una de mis novelas favoritas de literatura latinoamericana. El beso de la mujer araña narra la historia de dos presos que conviven en la misma celda: Valentín Arregui y Molina, preso político el primero, y el otro preso por ser homosexual. La historia transcurre durante la dictadura argentina y aunque son pocas sus páginas, al final la novela nos habla del acercamiento emocional e incluso físico que tienen estos dos personajes. Es una novela cruda pero tan bien escrita que no puedes parar de leer.

Es interesante el estilo en el que está escrito: todo a través de diálogos de los personajes, sin un narrador que nos diga qué pasa o cómo pasan las cosas. Todo lo que ocurre en la historia, lo sabemos por las conversaciones de los personajes o, en dado caso, por reportes hechos por terceros.

Esta novela también fue adaptada al cine, en 1985.

Maurice, E. M. Foster



Maurice es una novela escrita entre 1913 y 1914, aunque no fue publicada sino hasta 1971, después de la muerte de su autor. Cuenta la historia de Maurice (por eso el título del libro), un joven universitario que un día escubre que siente atracción por uno de sus compañeros. Al principio esa atracción podría interpretarse como algo meramente intelectual, pero poco a poco cambia hasta convertise en algo que aterra a Maurice. 

A lo largo del libro, el autor lleva al personaje principal de la negación a la aceptación total de su preferencia sexual, todo mientras Maurice se pregunta en más de una ocasión, si su homosexualidad es en realidad una enfermedad. Para Maurice es necesario atravesar ese momento de conflicto hasta llegar a la catarsis; y es entonces cuando puede ser feliz.

Existe una película independiente, hecha en 1987.

De profundis, Oscar Wilde



Vale, el libro no es LGBT+, o más bien, decir que lo es sería quedarnos cortos. De profundis es el alma y el corazón de Oscar Wilde a los ojos de todo: es una extensa carta que escribió para Sir Alfred Douglas durante el tiempo que vivió en prisión. En este texto, Wilde plasmó todas sus emociones y pensamientos respecto a la historia que vivió con Douglas, y es por eso mismo que es una historia más triste y más terrible que cualquier otra. 

Trilogía Captive Prince, de C. S. Pacat



Originalmente publicada online y después editada por Penguin, Captive Prince es una trilogía que va más o menos de lo siguiente: El príncipe Damianos, heredero al trono de Akielos, es traicionado por su medio hermano. Sin embargo, en vez de ser ejecutado, es hecho esclavo y obligado a partir a Vere, el país enemigo; despojado de su identidad, es entregado al príncipe Laurent de Vere como su esclavo personal. El problema con la situación es que Damianos es la última persona a quienes los habitantes de Vere desearían tener con vida. Así que Damen se ve obligado a ocultar su identidad y a descubrir no sólo cómo es la vida de un esclavo, sino cómo es que son las cosas en Vere y conocer al Príncipe Laurent, un joven que pareciera no tener sentimientos. 

La historia es mucho más compleja que el mero secreto de Damen y la frialdad de Laurent. A lo largo de la trilogía, en la trama se entreteje un conflicto de intereses en el que hay traición tras traición, que hacen de la historia una verdadera montaña rusa de emociones. Captive Prince, en especial el primer libro, no toca temas sencillos: el mundo de Akielos y Vere es un mundo de esclavitud, violaciones e incluso pedofilia. Si logran ver más allá de esos detalles, encontrarán una historia que seguramente disfrutarán mucho.

SAGA THE RAVEN CYCLE, DE MAGGIE STIEVFATER



Esta saga no es precisamente LGBT+, pero hay una pareja gay. La historia trata de Blue Sargent y sus cuatro amigos, a quienes llama los Chicos Cuervo por ser ése el símbolo de la escuela privada a la que van ellos. Durante la saga, los cinco buscan la tumba de un antiguo rey llamado Glendower, porque se supone que al encontrarla, éste les concederá el deseo que quieran. Evidentemente la historia es mucho más que eso, y poco a poco se descubren diferentes secretos que afectan en mayor o menor medida, su búsqueda y su amistad.

De esta saga, lo que me gusta es que los personajes que terminan en una relación, nunca son tratados diferentes por ser gay uno y bisexual el otro. De hecho, su sexualidad no sale a relucir más que en uno que otro comentario y es tan natural y todos lo toman así, como algo que no se tiene que cuestionar, y que es importante en la trama, a su manera.

La autora está escribiendo una trilogía centrada sólo en uno de los personajes de esta pareja gay, y pronto habrá una adaptación a serie de TV
Continue Reading

sábado, junio 03, 2017

#CaféVirtual: La lectura y la soledad



Hace mucho que no escribía un Café Virtual, ya saben, ese espacio en el que hablo de algunos temas relacionados con la literatura y los libros en general. Así que hoy que el clima está agradable (con lluvia y toda la cosa), pasen, pónganse cómodos y disfruten su café virtual. 

Yo soy una persona solitaria por naturaleza. Disfruto pasar tiempo solo conmigo: ir al cine sola, pasear sola, ir a tomar un café y pasar tiempo en soledad. Me siento cómoda en esos momentos que tengo para mí y gracias al comentario que mencionaba, me he percatado de que gran parte de esos momentos en soledad, los he pasado acompañada de un libro. 

¿Leer es para gente solitaria?

Hace unos días escuché a alguien decir que leer es una actividad para la gente solitaria, y desde entonces he pensado en ese detalle. ¿Son todas las personas que leen solitarias como yo? La respuesta es más que evidente: no. La lectura no es inherente a la soledad, pero sí es un hecho que leer en solitario suele ser una experiencia mucho más agradable que hacerlo rodeado de otras personas. 

Si bien es cierto leer puede ser un acto que se comparta con otros (leer en voz alta, por ejemplo), al final el acto de leer es solitario. Italo Calvino lo dijo en Si una noche de invierno un viajero (1979): "Leer es soledad. Leemos solos, incluso en presencia de otras personas". Leer es un acto solitario y dos personas nunca leen la misma obra, incluso si lo hacen al mismo tiempo y en voz alta. 

Yo disfruto más leer en soledad, para mí misma, en mi espacio, a mi ritmo y según mi propio tiempo. Leer para mí misma es uno de los momentos que más disfruto en la vida; esos momentos sola pero acompañada de historias, han sido determinantes en mi desarrollo en muchos aspectos y, de hecho, no sé leer de otra manera. Me gustaría intentarlo, eso sí, leer en compañía, leer con o para alguien.  

A pesar de todo lo anterior, decir que la lectura es una actividad para la gente solitaria, es irse a los extremos, porque hay una gran diferencia entre disfrutar la soledad y estar solo. Ser solitario y, como yo, disfrutar de los momentos en soledad, no es requisito indispensable para disfrutar de un buen libro. 

☆ 

¿Ustedes qué opinan?

Continue Reading

lunes, mayo 29, 2017

Mi experiencia bloguera


El blog cumplió cuatro años en abril y como seguramente han notado aquellos que me siguen desde hace un tiempo, soy tan distraída que normalmente me acuerdo de los aniversarios del blog hasta mucho tiempo después. No obstante, hoy quiero hablar con ustedes sobre mi experiencia con este blog y lo que me ha dejado este tiempo con Palabras y letras

Cuando comencé con el blog no tenía muchas expectativas al respecto, y eso sigue en la descripción del blog: “Quizá Palabras y letras será un blog más del montón y nadie lo leerá. Eso realmente no me importa.”. Y creo que me he mantenido fiel a esa idea, no porque no le dé importancia a las personas que siguen mis desvaríos, pero sí porque tampoco es algo digno de un drama el hecho de no tener la cantidad de seguidores que sí tienen otras personas que llegaron al mundo bloguero después que yo.

Comenzar un blog no es sencillo. Necesita mucho más que tener un tema y simplemente ponerte a escribir. En mi caso, ha necesitado tiempo que a veces no tengo, cierto equipo técnico, inspiración que no siempre llega y también, dinero. Dinero para comprar el dominio y para dejar el blog más o menos decente con una plantilla que compré hace un tiempo (pues si bien es cierto que sé hacer plantillas, el resultado de mi trabajo no me convencía del todo). 

A pesar de todo, iniciar el blog es, irónicamente, la parte más sencilla de ser bloguero. ¿Cuál es entonces esa parte complicada? La constancia: tener el temple para actualizar constantemente, para traer material nuevo y para escribir sobre algunos otros temas. 

Para mí, es precisamente esa constancia la que me ha costado un poco de trabajo tener, y si se dan cuenta, ha disminuido la cantidad de posts que realizo en un mes desde que comencé el blog. Debemos considerar que cuando empecé, estaba recién egresada de la universidad y desempleada, por lo que tenía mucho más tiempo para leer y escribir. Ahora, si bien leo más o menos la misma cantidad de libros, el hecho de tener dos empleos (uno más demandante que el otro, sí, pero dos a fin de cuentas), hace que haya días que no tenga tiempo o ganas de escribir para el blog. 

¿Qué es, entonces, lo que me ha dejado el hecho de tener este blog?

La respuesta a esa pregunta es sencilla:
  • La posibilidad de pulir mi propio estilo al escribir las reseñas y opiniones de este espacio, porque creo que mi manera de escribirlas y/o presentarlas, es única y diferente a la de otras personas. Palabras y letras tiene su propia esencia.
  • Amistades que valoro mucho y personas con las que, espero, podría tener una amistad muy bonita. También el hecho de poder compartir opiniones similares (y otras no tanto) con personas diferentes y a las que espero ver frente a frente algún día.
  • Me ha permitido conocer libros y autores que, en otras circunstancias, quizá nunca habría volteado a ver.
  • Y también, gracias al blog, he podido involucrarme en otras iniciativas y en algunos proyectos que, espero, muestren sus frutos en un futuro.
Claro que no todo ha sido miel sobre hojuelas, pero sobre eso hablaré en otra ocasión. Hoy quise hacer este post más bien como un agradecimiento por todo lo que he vivido gracias al blog, sí, pero también gracias a todos los que me leen. 

Saben bien que aprecio mucho este blog, lo que he hecho en él y a las personas que he conocido gracias a él, así que, si me ven un poco desaparecida, no se preocupen: Palabras y letras tiene una vida un poco lenta, pero sigue aquí y por aquí nos seguiremos leyendo.
Continue Reading