martes, abril 13, 2021

Ocho años de bloguear


 

Pues... otra vez se me pasó la fecha del aniversario del blog jaja. Soy malísima para recordar estas cosas y de no ser porque medio recordé que en abril era el aniversario del blog y me puse a revisar la fecha exacta, probablemente me habría acordado de esto hasta, no sé, mayo. No sería extraño, de hecho el año pasado me acordé a mediados de mayo, precisamente. 


En fin, como el título de este post lo dice, en este mes se cumplen ocho años de este espacio. Siempre que se cumple un año nuevo me maravillo por lo rápido que se ha pasado el tiempo y por el hecho de que este blog siga aquí. Como ven, a veces voy, a veces vengo, a veces pasan varios días o semanas sin las que publique nada nuevo, pero eso está bien. Mantengo este blog porque realmente disfruto escribir sobre lo que leo. No todo, claro, porque no escribo reseñas de absolutamente todo, pero me gusta compartir mis ideas con los demás.


En el post de aniversario del año pasado, la idea es seguir haciendo de Palabras y letras un espacio más personal, en el que no hable solo de libros, sino de otros temas. Realmente no lo he hecho mucho, en parte porque siento que mi vida es un tanto aburrida y no creo que les interese; y en parte porque el 2020 fue un año en el que solo habría podido contarles sobre mi estadía en casa (lo cual hice en dos ocasiones). Para este año, al menos por ahora, el plan sigue siendo esto de contarles pequeñas cositas de mi vida a veces o mi experiencia en esto de la escritura, aunque también a veces me pregunto quién soy yo como para hablar de cosas así (ya saben, síndrome del impostor).


Nuevamente quiero agradecerles por seguir aquí, leyéndome, o por haberse interesado en el blog, si es que llegaron recientemente. Este espacio sigue siendo mi refugio y el lugar al que le tengo mucho cariño por ayudarme a encontrar una comunidad lectora con la cual platicar. Últimamente me paso más por Instagram y Twitter, y a veces por Tiktok (apenas empecé a hacer contenido, aunque no termina de convencerme del todo), en donde estoy más activa, pero siento que mi corazoncito siempre se queda en blogger. 


Y eso. Gracias por seguir aquí :]

domingo, abril 11, 2021

Silver in the Wood, de Emily Tesh


 

TESH, Emily. Silver in the Wood. 2019. Tor.com. 112 páginas (Kindle)

★★★★


Cuentan los locales que hay un hombre salvaje que vive en lo más profundo del bosque de Greenhollow. Si es peligroso, si está loco o si solo es un excéntrico que disfruta la soledad, eso no lo saben muy bien, pero todos evitan lo más que pueden la parte del bosque en la que pueden encontrarlo. ¿Quién sabe lo que podría pasar? Tobias Finch es el hombre del que hablan las historias. No solo vive en el bosque, sino que es parte de él y lo protege desde hace cuatrocientos años, mientras vive una existencia perfectamente tranquila en su pequeña cabaña, con su gata y sus amigas dríadas. 

 

Su vida tranquila en el bosque da un giro cuando conoce a Henry Silver, el nuevo dueño de Greenhollow Hall. El joven es amante del folclor y las leyendas antiguas, y no pierde el tiempo para conocer al famoso hombre que vive en la enorme propiedad que acaba de adquirir. A partir de ese primer encuentro, Henry continúa sus visitas y en su entusiasmo por aprender más del lugar que ha comprado, comienza a destapar las viejas heridas que Tobias ha intentado ignorar durante años.   

 

Silver in the Wood es la novela debut de Emily Tesh. Es un texto corto (tiene 112 páginas) cuya historia te atrapa de inmediato. En ella podemos encontrar magia, un bosque y seres antiguos que lo habitan: los que lo protegen, unidos a él, y los que están llenos de oscuridad. Es de esas novelas en las que las leyendas antiguas tienen más verdad de la que muchos creen. Y tiene un romance entre los dos protagonistas; o, al menos, el inicio de uno. 


La historia, además de que se pasa muy rápido, tiene una prosa que te transporta al bosque y te atrapa con personajes muy bien construidos. La melancolía de Tobias es evidente desde el momento en el que lo conocemos, y me parece muy interesante que, sin darse cuenta, esté lleno de heridas que no han sanado a pesar del tiempo (el mismo Tobias se da cuenta de ello conforme pasa la historia). Silver, por otro lado, es un respiro, una presencia inesperada pero no desagradable, que ayuda a Tobias a entender más sobre sí mismo y lo que lo ata al bosque. La dinámica de ambos me parece muy linda. 


Hay otros personajes geniales, como la señora Silver, mamá de Henry, o Bramble, una dríada, pero no les contaré más sobre ellas porque eso sería contarles spoilers de la historia, que de por sí es muy corta.

 

Como suele pasarme, no siempre recuerdo cómo o por qué llegué a ciertos libros. Creo que éste me apareció como una sugerencia en Amazon después de que compré otros libros digitales el año pasado. Independientemente de cómo llegué a él, debo decir que estoy muy contenta con este libro y con el hecho de haberlo encontrado.  Se los recomiendo mucho si quieren leer algo corto y emocionante, que les transporte a un mundo en el que el mito y la realidad conviven en la forma de criaturas antiguas. La historia tiene una segunda parte, titulada, Drowned Country, y no puedo esperar para leerlo.

miércoles, marzo 24, 2021

Laura Dean Keeps Breaking Up with Me, de Mariko Tamaki, ilsutrado por Rosemary Valero-O'Connell


 

TAMAKI Mariko y Valero-O'Connell, Rosemary (arte). Laura Dean Keeps Breaking Up with Me. First Second. 2019. 289 páginas (edición Kindle)

 

★★★

 

Freddy Riley está enamorada de Laura Dean. De hecho, tienen una relación desde hace un tiempo, solo que la relación no es precisamente lo que Freddy desearía. Han sido varias las veces en las que Laura ha roto con ella, sin preocuparse demasiado por sus sentimientos o dándole excusas absurdas; o en las que le ha sido infiel a pesar de que llevan tiempo juntas. Aunque Freddy siempre termina con el corazón roto, lo cierto es que Laura es tan cautivadora, tan genial y tan, bueno, tan Laura Dean, que Freddy siempre regresa con ella. 

 

Aunque Freddy intenta convencerse a sí misma de que las cosas con Laura van mejorando, lo cierto es que hace tiempo que no se siente feliz a su lado. Siempre está con el corazón roto y a la expectativa de qué es lo que hará Laura. Eventualmente las cosas comienzan a escalar al punto de que ya no solo es ella, sus inseguridades y su autoestima, sino que la situación con Laura Dean comienza a reflejarse, también, en las relaciones con sus amigues. La pregunta que nos hacemos como lectores es: ¿será Freddy capaz de salir de esta relación tan turbulenta, sin perderse a sí misma en el camino?


Este fue el primer libro que leí en marzo. Hacía tiempo que quería leer esta novela gráfica y después de ver que algunas amigas y otros conocidos lo habían leído, decidí hacerlo igual (en versión Kindle porque estaba carísimo comprarlo). Debo decir que tengo algo de sentimientos encontrados sobre esta historia, porque era de esas que realmente quería disfrutar (les digo que leí muchos buenos comentarios por parte de personas de cuyo gusto me fío mucho), y no llegó a hacerlo. Debo decir, también, que fue una lectura más o menos a ciegas, porque tampoco sabía de qué trataba.

 

Me gustó mucho el dibujo, me parece muy hermoso y soft; la histori, debo admitir que no me gustó tanto. Me gusta que hable de cómo no es fácil salir de una relación tóxica, porque lo que le pasa a Freddy es lo que debe pasarle a muchas otras personas que son incapaces de dejar a quienes les hacen daño, pero me hizo enojar mucho con el personaje de Laura Dean. Quería un final más, no sé. Todo me pareció súper anticlimático.


De hecho el único personaje que me hace sentir algo es Laura Dean, y eso solo porque me hizo enojar todo el tiempo. No sentí que fuera tan fácil sentir empatía ni por Freddy ni por ninguno de los otros personajes. Sé que la historia se centra precisamente en Freddy y Laura, pero siento que los otros personajes (principalmente amigues de Freddy) estaban solo de adorno. Me habría gustado que participaran un poquito más en la historia. 


Pero bueno, el dibujo y el ritmo de la historia me gustaron mucho, me quedo con ganas de buscar más del trabajo de Mariko Tamaki y ver más ilustraciones de Rosemary Valero-O'Connell. ¿Ustedes lo han leído? ¿Qué les pareció?

© Palabras y letras. Design by Eve.