Estupor y temblores, de Amélie Nothomb

jueves, septiembre 17, 2020


 
NOTHOMB, Amélie. Estupor y temblores. Anagrama, 2019, 143 páginas.
★★★★

De un tiempo para acá tengo curiosidad por la obra de Amélie Nothomb. Ya no recuerdo por qué blog exactamente o por qué cuenta de Twitter me dieron ganas de leerla, solo sé que es un nombre que está en mi lista de autoras que quiero leer. De igual manera, a inicios de la pandemia, en uno de esos momentos absurdos, me di cuenta de que casi no tenía libros color rosa, así que me hice el propósito de encontrar libros de ese color. Resulta ser que uno de ellos fue éste y pues aquí estamos. 

Estupor y temblores es una obra autobiográfica en la que la autora narra su trabajo en una empresa japonesa. Es importante contextualizar un poco: Amélie nació en Kobe, Japón, y desde pequeña vivió en ese país y en otros lugares de Asia debido a que su padre trabajaba como diplomático. El asunto es que aunque ella viajó de un lugar a otro, Japón se quedó para siempre en su corazón, así que ella decidió que algún día iba a vivir y trabajar en ese país. 

Corte al presente de la novela. Amélie consigue un trabajo en una empresa japonesa que se convierte en el escenario de esta historia corta pero intensa. Resulta ser que desde el primer momento le pasa de todo y eventualmente se hace de enemigos. La señorita Mori Fubuki, quien es su superiora, se convierte en el único brillo dentro de aquel lugar, pues la apoya y se comporta de forma amable con ella. Creyendo que tiene una amiga, Amélie se acerca cada vez más a ella hasta que descubre que la señorita Mori no es lo que pensó que era y surge la animadversión de Mori hacia Amélie. Es completamente unilateral, pues a pesar de que Mori trata a Amélie con la punta del pie, Amélie realmente no la ve como una enemiga. 

A lo largo de la historia, Nothomb hace una crítica al mundo empresarial de Japón. Habla del maltrato que viven sus empleados, de cómo está mal visto hacer ciertas cosas o, por el contrario, cómo no hacer otras también se vuelve inadmisible. Habla de la experiencia de convertise en prácticamente nadie dentro de la empresa, pues de ser contratada para trabajar como intérprete, termina limpiando excusados y resistiendo a base de orgullo y honor. 

Japón no deja de ser un país que Amélie ama, pero eso no la ciega al momento de criticarlo, y eso me gustó mucho de la obra. 

Esta es una historia intensa, como decía al comienzo. En más de una ocasión me provocó dolor de panza por lo mal que lo pasa Amélie, y si bien es cierto que la forma como escribe le da un toque de humor, no deja de incomodarme un poco. Sin embargo, sí me deja con ganas y con mucha curiosidad por saber más sobre el trabajo de la autora así que veré qué más leo de ella. 

4 comentarios

  1. Yo lo lei hace muchos años y he leído ya unos 4 libros de ella. Me encanta como escribe, y siempre que puedo me leo una novelita corta suya. Me gusta mucho su trabajo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me dejó un buen sabor de boca, tengo muchas ganas de leer más de ella. ¿Tienes alguna recomendación?

      Eliminar
  2. ¡Hoolaaaa! La verdad que yo también vengo viendo mucho a esta autora por distintos lugares y me da mucha curiosidad. No sabía por donde empezar, así que veo que tal vez este libro puede ser una buena opción :) ¡gracias por la reseña!
    Abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí es un buen libro para empezar porque es corto y rápido de leer :D
      Gracias por pasar.

      Eliminar

Palabras y letras © . Design by Berenica Designs.