miércoles, junio 09, 2021

Los chicos del cementerio, de Aiden Thomas



THOMAS, Aiden. Los chicos del cementerio. Kakao Books. 2020. 430 páginas. Bookmate.

★★★


Yadriel, su familia y toda su comunidad son nahuales*, brujes cuyos varones ayudan a los espíritus rezagados a lograr el descanso eterno mientras que las mujeres tienen poderes para sanar, mientras todos mantienen una conexión muy grande con la Muerte. Una noche, Yadriel y su prima Maritza se meten a escondidas a una iglesia para llevar a cabo un ritual de iniciación que debió tener a los quince años pero que su familia le negó porque es un chico trans. Él insiste en que su ritual debe ser como el que siguen todos los varones de la comunidad, su familia cree lo contrario: como nació en un cuerpo femenino, debe seguir el ritual de las mujeres. Así lo dicta la tradición y así deberá ser siempre. 


Lleno de dudas y miedo ante la posibilidad de que la Dama Muerte lo rechace, Yadriel lleva a cabo el ritual y para su sorpresa y alivio, la Muerte misma lo reconoce como un nahual, un varón, y le concede su bendición para usar sus poderes. Ahora podrá invocar espíritus y ayudar a aquellos que siguen atrapados en este plano a cruzar al mundo de los muertos, o podrá controlarlos en caso de que se conviertan en espíritus malvados. 


Justo al terminar el ritual, Yadriel y Maritza sienten algo que recorre a toda la comunidad: uno de los suyos ha muerto. Consternados por la situación, ambos regresan con su familia para descubrir que, efectivamente, alguien ha muerto, pero debido a la sensación que tuvo la comunidad entera, su muerte no fue pacífica: fue un asesinato. Y lo que es peor, no logran encontrar ni su cuerpo ni sus herramientas de nahual. Mientras todos salen a buscar el cuerpo, Yadriel usa sus poderes por primera ocasión, para ayudar, pero invoca por error al espíritu de Julián Díaz, un chico de su misma escuela que, a juzgar por la situación, también fue asesinado recientemente, quizá de la misma forma que el nahual de la comunidad. 


Así es como inicia esta historia en la que Yadriel y Maritza, con ayuda de Julián, intentarán descubrir qué pasó esa noche en la que asesinaron a uno de los suyos, al tiempo que ayudan al espíritu de Julián para que esté en paz y pueda cruzar al mundo de los muertos. 


¿Qué puedo decir de este libro? A grandes rasgos: me gustó pero hasta ahí. No fue lo que esperaba, aunque no me desagradó lo que encontré en él. No, no me gustó tanto como pensé que lo haría y hay algunos detalles del mismo que me generan un poco de sentimientos encontrados, y después de reflexionar mucho llegué a la conclusión de que algunos detalles tienen que ver con la historia, pero también otros se deben a la traducción. 


Pero vayamos poco a poco. Primero les cuento que me gusta muchísimo la representación trans, porque se nota que está escrito desde la experiencia del autor. Creo que, en este sentido, es una obra que introduce el tema muy bien tanto para personas cis que no tienen idea del tema trans, como para personas que sabemos una minúscula parte del tema y también, sin generalizar ni afirmar nada, creo que es una historia con la que muchas personas trans pueden sentir empatía ante las experiencias de Yadriel (o al menos así me lo parece después de leer comentarios y reseñas en varias plataformas). 


Pero estaba harto. Harto de personar. Harto de tener que luchar simplemente por existir y ser él mismo. Harto de ser el raro.


Y también me gusta mucho todo lo que se toca sobre la comunidad latinx en Los Ángeles. Thomas nos presenta a estos nahuales como una gran familia constituida por personas de diferentes ascendencias: haitianos, cubanos, mexicanos, puertorriqueños, entre otras, lo que permite que la historia esté llena de detalles súper latinos, como la comida, las familias numerosas, las abuelas y el lenguaje (muy a la Coco). En la novela también se mencionan a otras personas de la comunidad latinx en EUA y sus problemas al ser un grupo minoritario y marginado. Eso también me gusta muchísimo. 


Los personajes principales: Yadriel, Julián y Maritza, me gustan mucho porque son divertidos y lindos. Los tres se complementan súper bien en la historia. Tenemos la seriedad de Yadriel, quien comienza a soltarse poco a poco mientras avanza la historia; la vivacidad de Maritza, que es como una hermana mayor a pesar de tener la misma edad que su primo; y la actitud despreocupada y bromista de Julián, quien también muestra una resiliencia muy fuerte. Sin embargo, aunque me caen muy bien, creo que son algo planos y la historia no permite que conozcamos más de otros personajes. Y es una novela de 430 páginas.


Tampoco termina de convencerme es un poco la parte de la mitología/folclor que se toca en la historia. Quizá soy muy tiquismiquis pero creo que es una mezcla de elementos mayas y mexicas con un poquito de santería caribeña que a mí no me termina de encantar. Y no porque no tengan sentido, en realidad creo que tiene mucho sentido que la historia de Thomas tenga una mitología propia, un sincretismo inevitable si consideramos lo que mencionaba anteriormente: los nahuales son una familia multicultural con raíces latinas, no solo mexicanas. Pero sí siento que hay algunos elementos que no embonan muy bien. Por ejemplo, a mí me choca un poco que uno de los nombres de la Dama Muerte sea Mictlantecíhuatl (mexica) pero el Xibalbá (maya) sea mencionado constantemente en la historia. No sé, en mi mente como que no lo termino de mezclar. 


Les decía que otra de las razones por las que no me fascinó es por algunos detalles relacionados con la traducción. El libro lo tradujo Kakao Books (editorial española independiente cuyo catálogo es solo libros juveniles LGBTIQA+), y por alguna razón mencionan el concepto de nahuales cuando en el original en inglés, Thomas los nombra brujos, brujas y brujx. Me daba un cierto cringe que en español sean nahualos y nahualas; nahualo, en concreto, me hace sentir como cuando los gringos dicen tamale en vez de tamal. 


También creo que abusaron del uso de la palabra "pendejo" en ciertos momentos de la traducción. Igual y pudieron usarse otras palabras con la misma intención. Reconozco el efuerzo por "latinizar" la traducción y que no sonara como español peninsular, pero no creo que les haya funcionado. El español en LatAm es tan variado y hay tantas diferencias en los detalles que realmente es imposible unificar todo en el mal llamado "español neutro". Pero en el caso de este libro, aunque había personajes de diferentes orígenes latinos, todos me sonaban igual.  


Y ya, para cerrar,  diré que tampoco me terminó de encantar fue porque la historia es muy predecible y rápida en con ciertos aspectos pero lenta con otros. La novela es predecible desde la mitad, porque ya sabes quién es el malo y te das una idea de cómo es que va a terminar y cómo se salvará todo. Y el ritmo no me encanta porque hay temas en los que todo va lento, lento, pero el romance es rápido, rápido. Porque sí, hay romance en la historia (y es muy lindo y me gustó leerlo), pero los personajes viven una aventura de pocos días y si bien no mencionan estar enamorados, sus acciones demuestran que lo están. No puedo decir que sea instalove, pero sí que todo pasa muy, muy rápido.


Los chicos del cementerio era un libro al que le tenía muchísimas ganas desde que, por casualidad, me enteré de que estaban por publicarlo, el año pasado. Me parecía muy interesante la idea porque el libro retoma el folclor del Día de Muertos, que es mi celebración favorita de todo el año y hay magia, brujes y, algo que me interesó mucho porque no lo he leído tanto, representación trans. Por una cosa o la otra, no lo compré ni lo leí en 2020, así que este año decidí incluirlo en mi lista de 21 libros para el 2021, como una promesa a mí misma para leerla. Ya tenemos uno menos de la lista, yay.

1 comentario

  1. Hola, qué bueno que te gustara aunque qué mal plan que no haya sido todo lo que esperabas, en principio me llamó lo de nahual pero vi que lo pusieron de otra forma, porque en Veracruz los nahuales son brujxs que se transforman en animales (hasta donde llega mi conocimiento de Catemaco), pero bueno, y sí me da curiosidad por la representación y el own voices, así que vemos :P
    Besos :3

    ResponderEliminar

© Palabras y letras. Design by Eve.