Jamaica Inn, de Daphne du Maurier

jueves, agosto 13, 2020


Du Maurier, Daphne. Jamaica Inn. Ed. Virago. 2015. 302 páginas.
★★★★

Después de que muere su madre, Mary Yellan viaja hasta la Posada Jamaica para vivir con sus tíos. Recuerda que su tía Patience era una mujer alegre y llena de vida, y como la última voluntad de su madre era que fuese a vivir con su tía, Mary piensa que es la mejor opción que tiene en ese momento. Sin embargo, conforme se va acercando más a la famosa Posada Jamaica, se da cuenta de que algo no va del todo bien. La gente la evita cuando se enteran de que va para allá e incluso el conductor del carro en el que viaje parece renuente a llevarla hasta ese lugar. 


Cuando Mary llega al que será su nuevo hogar se da cuenta de que la Posada Jamaica es un lugar sombrío, extraño, en el que lo único que resalta es la presencia de su tío, Joss Merlyn, el hombre por quien Patience fue a dar a aquel lugar, pero que es un patán arrogante, alcohólico y violento que trata a su tía con la punta del pie. De hecho, de la Patience alegre que recuerda por los relatos de su madre, no queda nada, solo una mujer empequeñecida y temerosa a quien Joss Merlyn controla con el miedo. 

Sin otro lugar a donde ir y sintiendo pena por su tía, Mary decide quedarse en aquel lugar, si acaso para  intentar darle un poco de consuelo a Patience y para acompañarla lo más que pueda. Es durante su estancia en la Posada Jamaica, que Mary descubre que el lugar es peor de lo que pensaba, pues no solo es el punto de encuentro de contrabandistas, sino que es ahí donde se planean (¿y ejecutan?) algunas muertes. Por si todo lo anterior no fuera suficiente, eventualmente Mary conoce a Jem Merlyn, el hermano menor (varios años menor) de su tío, quien también tiene en su historia algunos crímenes, quien poco a poco comienza a cautivarla no por ser un gran hombre, sino por el misterio que supone. 

En esta novela, Daphne du Maurier nos presenta una historia cruda con varios elementos que me parecen muy interesantes por cómo los combina: están el crimen, el asesinato y la incertidumbre en la que viven Mary y Patience, todo ello amplificado por lo deprimente que es la Posada Jamaica; pero también un poco de la esperanza que tiene Mary, la fortaleza del personaje y, entre todo ello, el amor (y la lucha moral, porque es un amor que ella sabe no es muy bueno que digamos). La posada, además, no solo es un lugar en el que se llevan a cabo todos esos crímenes, sino que es un sitio prácticamente abandonado a mitad de la nada que, de todas maneras, todos evitan tanto como pueden. También es una novela que tiene giros argumentales interesantes y un final muy orgánico que me dejó satisfecha. 

Hace tiempo que quería leer esta historia y conocer de primera fuente el trabajo de Daphne du Maurier, aunque el libro que pensé que leería es Rebecca; así que fue una experiencia muy grata la de leer esta novela. Es una historia que tiene muchos elementos de horror, pues lo que vive la protagonista, si bien no tiene nada que ver con lo sobrenatural, sí deja claro lo terrible que puede ser el ser humano. Mary es testigo de cosas que jamás creyó ver, es traicionada y arriesga todo durante esta historia, y aun así mantiene su actitud ante lo que vive. Eso me gustó. Es un personaje con un fuerte sentido moral y de la justicia, que se mantiene entera (o tan entera como es posible) incluso ante la adversidad. 

Publicar un comentario

Palabras y letras © . Design by Berenica Designs.