Lo que aprendí al escribir y auto publicar un libro

jueves, julio 11, 2019



Sí, sí, ya sé: soy un tanto insistente con esta situación de haber escrito y auto publicado un libro, pero es que no todos los días escribes y auto publicas una novela, aunque sea chiquita y llena de detalles. Éste es un post que Lau (Lee un poquito más) me sugirió que hiciera hace tiempo, así que hoy les voy a contar un poco de lo que he aprendido en esta aventura.

A veces la parte fácil es escribir la historia.

Miren, no sé ustedes, pero yo soy una persona que duda mucho de sí misma y en el caso de mi escritura no es la excepción. Objetivamente hablando sé que no soy precisamente mala escribiendo. Me falta experiencia, sí; a veces me enredo con mis propias tramas, también; tengo muchas deficiencias pero también áreas de oportunidad para mejorar, absolutamente. En general, creo que mis historias no son terribles.

La historia que decidí publicar la terminé de escribir a mediados de 2015. Era una historia un tanto diferente, con otros personajes, y una amiga (quien también diseñó la portada de la novela y me acompañó durante todo el proceso editorial porque es la mejor y yo la peor), me animó mucho a publicarla. Lo pensé, vaya que lo pensé, y después le envié la historia a otras dos amigas cuyo criterio me importa mucho. Les pedí que destrozaran la obra, que no tuvieran piedad, y lo hicieron... y también me dijeron que era una historia que debía publicar.

Me decidí a hacerlo antes de una convención yaoi/BL a la que fui con una de las amigas que mencionaba anteriormente, arriesgándome a la idea de no vender absolutamente nada porque, duh, era una convención de otras cosas, no de literatura. Así que ahí me tienen, editando mi obra en tiempo récord y haciendo todo mal porque ni siquiera tenía registrada la obra en Derechos de Autor y yo ya la estaba vendiendo.

En esa primera experiencia vendí todos mis ejemplares (50) y quedé tan entusiasmada que decidí hacer las cosas un poco mejor (registrar la obra, solicitar el ISBN) e ir al año siguiente a la misma convención. Entonces pasó que todo fue bien diferente, porque porque imprimí 200 ejemplares y sólo vendí 17. ¿En qué cabeza cabe imprimir primero y publicar en digital después, cuando eres un cero a la izquierda y no tienes dinero? En la mía, aparentemente. No lo recomiendo, es mucho estrés.

Así que, como ven, la parte fácil fue escribir la obra. No fácil en el sentido de que se escribió bien y rápido, porque tampoco fue el caso, pero sí fácil en el sentido de que pudo quedarse en su formato original, sin ser leída por nadie, pero al final de todo fui lo suficientemente valiente como para animarme a publicar por mí misma.

Sí es importante tener un plan de marketing. 

¿Han visto esos blogs y sitios web que explican cómo hacerle para tener éxito como autor independiente? Ya saben, esos que tienen un montón de tips y planes de trabajo detallados que te pueden ayudar muchísimo en la aventura de la auto edición y auto publicación. Pues yo no le he hecho caso a ninguno de ellos porque me gusta vivir la vida al límite.

En realidad, aún no siento que sea una "autora real" (si es que eso existe o se puede decir), así que pocas personas de mi círculo cercano saben que la novela existe. Esto ha implicado un muy alto nivel de secretismo por mi parte, así que no he gritado a los cuatro vientos que tengo una novela. Al menos no en la vida fuera de internet y con dos que tres personas con quienes me siento cómoda compartiendo mi trabajo.

Ya mencionaba eso de mi falta de confianza en mí misma y pues en mi formación profesional conocí a muchas personas que son muy buenos escribiendo. Muchos, ahora, se dedican al periodismo formal y otros tienen intenciones literarias, y siento que mi trabajo es mediocre junto al de ellos. Temo enormemente que me juzguen y piensen que soy tonta o algo, así que por eso no le he dicho a casi nadie de mi novela. Además, es de dos dudes que se enamoran apasionada y sensualmente y aunque sé que es lo más normal del mundo y aunque yo misma soy parte de la comunidad LGBTQ, igual me causa algo de temor compartir lo que escribí con personas que me conocen y que no saben, ni siquiera, que soy bisexual.

Es un proceso engorroso si quieres hacerlo todo por la vía legal. 

Desde registrar tus derechos o solicitar el ISBN  y código de barras a las instancias correspondientes, en mi caso se ha traducido a un ir y venir del Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor), que es la institución en la que se realizan estos trámites en México. Si bien los pagos son económicos a comparación de otros trámites (como el de registro de marcas comerciales, por ejemplo), en mi caso ha implicado gastos de transporte para llegar al Indautor, así como de tiempo y de sacrificar mi salario porque tuve que faltar un par de días a mi trabajo y me pagan por horas y honorarios, así que no puedo "pedir" días (aunque puedo reponer mis horas).

Es bien bonito recibir tus certificados y tenerlos también de forma física, pero no deja de ser un proceso burocrático. También he tenido la buena fortuna de que las personas de Indautor son súper amables y siempre me han apoyado y orientado cuando he tenido dudas, así que kudos para ellos.

En cuanto a la publicación en internet, ahí no hay tantos problemas porque, por ahora, sólo lo vendo en digital a través de Kindle Direct Publishing (KDP), que es el servicio de Amazon. Sin embargo, si quiero venderlo en formato digital en otra plataforma y quiero tener un ISBN para esa edición en epub, tendría que volver a tramitar en Indautor y tal. Y como estoy medio mensa, olvidé cancelar la suscripción de Kindle Select en Amazon, por lo que los derechos de comercialización de la edición digital le pertenecen a Amazon hasta octubre.

Es prácticamente imposible que no te pirateen el libro.

Hace unos días me dio curiosidad y googleé mi propio libro y descubrí que está para descargar gratis e ilegal en un par de sitios de dudosa procedencia. No me extraña, la verdad, porque desde que estaba por subirlo a Amazon, en todos los tutoriales que vi y en lo que investigué del uso de DRM (Digital Rights Management o Gestión de Derechos Digitales), supuestamente para prevenir esto, todos decían que de todas maneras te van a piratear.

Lo anterior no significa que condone la acción o que esté contenta con descubrir mi libro en este sitio raro, pero no estoy sorprendida.

Lo que sí me impactó un poco fue que el libro estuvo en línea en ese sitio a los tres días de que lo publiqué en Amazon KDP. Literal: tres días después. Sé que yo no estoy libre de culpa, porque sí descargo libros por la vía ilegal, para qué les diré que no (intento comprarlos si me gustan mucho), pero sí está gacho que te pirateen cuando eres un autor chiquito al que no conocen ni en su casa. No está cool.

Y por último, lo más importante:

Realmente nunca estás solo (a) en una aventura como ésta. 

Ya les comenté que he mantenido en secreto esto del libro porque mis inseguridades me pueden y es más fácil ser juzgada por un montón de extraños en internet que por las personas que me conocen en la vida real.

Sin embargo, aunque mucho de esto lo he hecho por mi cuenta y sin decirle a casi nadie, las personas que sí lo saben me han ayudado mucho. Está, por ejemplo, mi amiga Edith (Taiyari), quien realizó la portada de la novela (y que hace un arte muy hermoso, vayan a comisionarla), mis hermanas, quienes me han dado mucho apoyo emocional, y mis amigas, quienes han comprado el libro impreso y también digital para apoyarme.

¿Qué más me deja toda esta experiencia?

Lo primero y más obvio, que aún me queda mucho por aprender, que debo quitarme muchas inseguridades y miedos, porque sí se puede. Y eso: sí se puede, si tienen una historia y la quieren compartir con el mundo, anímense a hacerlo.

No les voy a mentir, aún me aterra hacer esto, aún siento que soy una falsa al llamarme a mí misma "escritora", y aún me pone nerviosa saber que mi obra está ahí afuera, en charola de plata para que lleguen todo tipo de comentarios al respecto. A pesar de ello, estoy contenta con lo que he logrado con esta historia. Quiero animarme a auto publicar otras historias, y también a intentar con editoriales, porque esto es lo que quiero hacer con mi vida: escribir y publicar.

¿Les gustaría leer mi novela? 

Pueden encontrarla en formato digital a través de Amazon y, si son de México y quieren una copia física, pueden escribirme a palabrasyletrasblog@gmail.com 


4 comentarios:

  1. Hola Cin!
    Queriendo ver el lado positivo del pirateo, más personas van a leer tu libro y esperemos eso anime a que lo compren legalmente.
    La verdad sabía que no era la cosa más fácil pero se ve que es tedioso!
    Insisto, deberías promocionarlo más, entiendo de donde vienen tus miedos pero créeme que es un gran libro y más personas deben conocerlo :)
    Nos estamos leyendo!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, intentando encontrarle lo positivo. Pues mira, ojalá se animen a dejarme por lo menos un review o una puntuación en Goodreads, para que más personas se animen a leer mi trabajo, pero lo dudo. Es triste, la verdad.

      Y sí, es algo tedioso, pero vale la pena. Poco a poco me voy aventando a promocionar mi trabajo en otros medios, pero a ver qué pasa jajaja.

      Eliminar
  2. ¡Hola! Es duro el tema de ser juzgado. Quizás duele menos que sean personas que no conoces y con quienes no has compartido, pero igual es de alguna forma,recordar que eres vulnerable...De corazón te deseo lo mejor porque no hay nada más bonito que saber que tus sueños tienen un fundamento y se te hacen realidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Sí, me hace sentir muy vulnerable saber que hay personas fuera de mi zona de confort juzgándome a mí y a mi trabajo. No importa si son sólo 2 o 3, igual es duro.

      Eliminar

Copyright © Palabras y letras. Blog Design by SkyandStars.co