jueves, noviembre 06, 2014

Sangre de tinta, de Cornelia Funke



Título: Sangre de tinta (original: Tintenblut) | Autor: Cornelia Funke
Editorial: Fondo de Cultura Económica / Ediciones Siruela
Idioma: Español | Año de publicación: 2005 | Año de la edición: 2009
Páginas: 671 | ISBN: 978-607-16-0006-6
★★★★★


Después de los peligros que Meggie, Mo y Elinor sortearon en Corazón de Tinta, la vida parece de nuevo apetecible. Pero nuevas aventuras los esperan cuando Dedo Polvoriento logra regresar a su mundo, dejando solo a Farid; Meggie es la única que puede ayudarlo a evitar el funesto final del tragafuegos y ambos se trasladan a ese mundo maravilloso y cruel creado por Fenoglio, sin saber que Martola y Basta tienen planes de regresar también, acompañados de Resa y de Mo, para restaurar el mandato de Capricornio en su mundo original. Las cosas no pueden ir peor y nada sale como estaba previsto, pues en el Mundo de Tinta los personajes cobran vida propia y modifican todo lo que su autor había escrito.

Sigo con la lectura de esta trilogía de Mundo de tinta. Hace poco reseñé Corazón de tinta, el primer libro de esta historia, y en esta ocasión toca hablar del segundo: Sangre de tinta. Como saben, mis reseñas sobre continuaciones (trilogías, sagas) las escribo libres de spoilers dentro de lo que se puede.



Después de lo que ocurre durante Corazón de tinta, Meggie y su familia tienen un bien merecido momento de paz. Elinor ha dejado de ser la mujer solitaria de antes, Darius tiene al fin un lugar al que pertenece, Mo y Resa intentan recuperar los diez años perdidos durante la ausencia de ella, y Meggie aprende a lidiar poco a poco con una familia en la que ya tiene una madre, después de que durante toda su vida sólo fueron su padre y ella. Todo es paz y tranquilidad en apariencia, porque Meggie no deja de pensar en los personajes del Mundo de tinta, y las notas escritas por su madre, con todas sus memorias durante su estancia en aquel lugar, no ayudan con su pequeña obsesión.


Una noche a la casa se presenta Farid, el chico traído desde otro libro y que acompañaba a Dedo Polvoriento, y les da una noticia: Dedo Polvoriento logró regresar al Mundo de tinta, dejándole atrás. Pero eso no es todo, pues su vida corre peligro porque otros personajes de esa misma historia, con quienes ya se encontraron anteriormente, también planean regresar, no sin antes vengarse de Meggie y su familia por todo lo que ocurrió. Buscando ayudar a Dedo Polvoriento y también para intentar saciar su propia curiosidad y ansias por conocer ese otro mundo, Meggie intentará algo que jamás ha hecho: introducir a Farid y a sí misma en la historia.

El narrador de esta obra es omnisciente y nos habla en tercera persona. Los capítulos son cortos y al igual que en Corazón de tinta, muchos de ellos están adornados con viñetas de la misma autora, pues Cornelia Funke, además de escritora, es ilustradora; muchas de ellas me parecen más trabajadas que las que encontramos en el libro anterior, lo cual me gusta muchísimo (¡y además hay un mapa del Mundo de tinta!). Es un libro con lenguaje sencillo y ameno, sin complicaciones en su vocabulario o estructura. Es muy directo con las acciones que ocurren y con las descripciones.

—¿No te parece raro el grosor de un libro cuando lo lees varias veces? —le había preguntado Mo en su último cumpleaños, cuando contemplaban uno de sus libros viejos—. Parece como si cada vez algo quedara adherido entre las páginas. Sentimientos, pensamientos, sonidos, olores... Y cuando al cabo de los años vuelves a hojear el libro, te descubres a ti misma dentro, un poco más joven y diferente, como si el libro te hubiera conservado igual que una flor prensada, extraña y familiar al mismo tiempo.

Declaro mi amor incondicional a Dedo Polvoriento; es definitivamente mi personaje favorito en esta historia. Me encanta por su inteligencia y por su humor ácido en ocasiones, por cómo parece no importarle nada cuando en realidad es un personaje que si quiere a alguien, lo quiere en serio. Como ocurre con Resa, la madre de Meggie, o con su amor por Roxana (la mujer de su vida, por decirle de alguna manera) y su cariño paternal hacia Farid.

Recomiendo mucho esta historia si les late la fantasía y si quieren una lectura ligera mas no banal, porque hay muchas enseñanzas ocultas en esta historia. Recomendada también si tienen hermanos pequeños o hijos adolescentes, creo que es un buen libro para compartir con ellos. (Y con los adultos también, ¿por qué no?).

En resumen: Me gustó mucho más que Corazón de tinta, quizá porque este libro tiene más elementos mágicos y fantásticos, y soy débil ante ellos. Me deja con muchas ganas de leer el final de la trilogía porque, contrario al libro anterior, este de acá tiene un cliffhanger que simplemente no puedo pasar por alto.


SOBRE EL AUTOR

Cornelia Funke (Dorsten, Renania del Norte-Westfalia, 10 de diciembre de 1958) es una escritora alemana de literatura infantil y juvenil. Después de graduarse en la escuela St. Ursula Grammar en Dorsten, Funke obtuvo un título de educación teórica en Hamburgo; terminó un curso de ilustración en la uUniversidad de Hamburgo y posteriormente trabajó como diseñadora de juegos de mesa e ilustradora de cuentos infantiles. Antes de trasladarse a los Estados Unidos, Funke trabajó para el canal alemán ZDF, escribiendo guiones en el programa Siebenstein. En mayo de 2005 se trasladó de Hamburgo a Los Ángeles junto a su marido, Rolf, y sus hijos, Ana (nacida en 1990, que leía todos sus libros antes de la publicación) y Ben (nacido en 1995). Sus libros han sido traducidos en más de 30 idiomas.

6 comentarios:

  1. Holis!
    Tengo muchas ganas de empezar esta saga pero al ser tan gordos me echa mucho para atrás, quizá en verano me decida a leerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No están taaaaaaaan gordos, y de todas maneras la letra es grande y tienen ilustraciones, así que no se hacen pesados. Ojalá le puedas dar una oportunidad porque a mí me está gustando muchísimo la trilogía :D

      Eliminar
  2. Lo único que me da es que son libros chonchos, pero leyendo tus dos reseñas de esta trilogía es que me han entrado unas ganas increíble por leerlas.
    Un besito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nah, no es tanto. Tienen la letra grande y las ilustraciones ocupan espacio también ;) además, cuando una historia es buena, las páginas son lo de menos.

      Eliminar
  3. Hola!
    Le tengo muchas ganas a estos libros, y viendo tu reseña creo que me pueden gustar, pero tengo tantos libros pendientes que los ddejaré para más adelante.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, me pasa lo mismo con muchos otros libros que se ven geniales, pero hay otros tantos que ya tengo y he ido aplazando...

      Besos :D

      Eliminar