miércoles, junio 25, 2014

Matar un ruiseñor, de Nelle Harper Lee



Título: To kill a mockingbird (español: Matar un ruiseñor) | Autor: Harper Lee
Editorial: Grand Central Publishing | Año de publicación: 1960
Año de la edición: 1982 | Páginas: 376 | ISBN: 978-044-631-078-9
★★★★★

Matar un ruiseñor está ambientada en el sur mítico, degradado y humillado tras la derrota contra los 'yankees' en la Guerra de Secesión. La acción transcurre en los años treinta, los años de la terrible depresión posterior a 1929. Narrativamente acaba donde empieza Faulkner y comienza donde termina Carson McCullers, pero es una historia de personajes. Los principales: los niños Scout y Jem y su padre Atticus, el pueblo y sus habitantes blancos y negros. El drama de la segregación racial y las raíces del funesto racismo enquistado en una sociedad tradicional y conservadora. La novela habla por sí sola: se trata de una historia de niños en los que va influyendo la brutalidad y la cordura de los adultos, ese mundo fracturado cuyos fragmentos se complementan con una educación moral llena de contradicciones. La reedición ahora en castellano es una buena oportunidad para adentrarse en esa sociedad desaparecida pero con preocupantes espasmos contemporáneos.

Ésta es mi reseña del libro elegido para la Lectura Conjunta organizada por Loba Roja, a quien ya deben conocer por la cantidad de veces que la he mencionado y porque su blog es genial. Desde hace tiempo tenía ganas de leer este libro y ahora que se dio la oportunidad, bueno, puedo decirles que definitivamente es una de las mejores lecturas con las que me he encontrado en lo que va del año.



El libro narra la historia de Jean Louise -Scout- Finch y su familia: su hermano Jeremy -Jem-, y su padre, Atticus Finch, abogado, en un pueblo ficticio llamado Maycomb durante los años 30. Scout comienza explicando sobre su familia y el lugar en el que vive, y poco a poco va adentrando al lector a un pueblo conservador con vecinos que jamás salen de sus casas, maestras que no quieren que los niños aprendan a leer en casa porque su trabajo es enseñarles, y en el que como otros de la época se tiene un gran prejuicio contra los negros.

Matar un ruiseñor es una novela dividida en dos partes, narrada en primera persona, siendo Scout quien comparte su historia, ya mayor, años después de los hechos (aunque esto no está dicho en la historia, pero es la sensación que da). Los libros en primera persona no suelen llamarme mucho la atención, y culpo de ello a más de un young adult que leí en los últimos años, pero los libros narrados de esta manera que realmente te atrapan por la belleza del lenguaje y por el ambiente que logran crear, se van derechito a mi lista de favoritos. Con esta novela no es la excepción. Creo que es una obra muy visual, que logra transportarte a lo que ocurre y hace que te lo imagines con lujo de detalle.

—¿Se figura usted que está loco?
Miss Maudie movió la cabeza:
—Si no lo está, a estas horas debería estarlo. Nunca sabemos de verdad las cosas que les pasan a las personas. No sabemos lo que sucede en las casas, detrás de las puertas cerradas, qué secretos...


Esta historia muestra distintos aspectos de la sociedad estadounidense de su época, como los supuestos modales que una dama debe tener y que Scout no sigue porque su padre la deja usar mono y su hermano suele reprenderla diciéndole cosas como "cada día te pareces más a las chicas"; o el racismo, que está presente en gran parte de la historia y que toma una importancia fundamental cuando Atticus defiende a un hombre de color acusado por un crimen que no cometió. Este suceso toma más relevancia entre más nos acercamos al final del texto, es parte del clímax de la historia.

Los personajes me gustaron mucho. Scout me encantó. A pesar de ser una niña pequeña es muy inteligente; sabe expresarse muy bien, dar sus puntos de vista desde una lógica que tiene mucho de su padre. Su hermano, Jem, es el hermano mayor que se prepara para ser todo un caballero y que, mientras pasa el tiempo, se toma muy en serio su papel como uno de los hombres de la casa. No obstante, es un niño que quiere mucho a su hermana menor y que se preocupa por su seguridad y protección. El padre, Atticus, me gusta mucho. Se llama viejo a sí mismo porque en su época tener cincuenta años ya era estar anciano, y es la edad lo que le da la templanza necesaria para enfrentar los problemas que se le ponen en frente. Es un hombre que tiene secretos y que sabe más de lo que sus hijos creen.

Hay otros personajes que me gustaron mucho pero que no podría mencionar sin tener que contar un poco más de la trama, así que sólo diré que Boo Radley es un misterio que en algún momento me hizo sonreír.

¿Les ha pasado que a veces están leyendo algo y de pronto lo que leen les hace sonreír como tontos por un buen rato? Pues eso me pasó con este libro, allá entre los capítulos veintinueve y treinta; y es algo que involucra al personaje mencionado anteriormente. Si deciden leer el libro presten atención a esos capítulos. Quizá a otros no provocará la misma sonrisa que a mí, pero sería genial si ocurriera. Dicen que esta obra tiene algo de autobiográfica, y me parece que eso la vuelve más rica en muchos sentidos.

En resumen: Matar un ruiseñor es uno de esos libros que te guían poco a poco por una historia que conmueve y en la que los niños deben dejar de ser niños para enfrentarse a la realidad en la que deberán vivir. Me ha encantado leer este libro. Me atrasé un poco con la lectura por circunstancias que ya he mencionado en posts anteriores, pero logré terminarlo antes de que terminaran las fechas de la Lectura Conjunta.


SOBRE EL AUTOR

Harper Lee (Monroeville, Alabama, 28 de abril de 1926), escritora estadounidense. Estudió Derecho en Alabama hasta 1949, posteriormente se trasladó en los años 50 a la ciudad de Nueva York para trabajar en una compañía aérea. Estando allá publicó Matar un ruiseñor (1960), novela por la que ganó el premio Pulitzer en 1961. Fue amiga del escritor y periodista Truman Capote.

8 comentarios:

  1. Yo lo leí hace poco también, con la excusa de la lectura conjunta, y la verdad es que acabé también enamorada de Atticus, Jem y Scout. Me gusta mucho la profundidad de los personajes de la novela y como va hilando la historia Lee de forma que parezca narrada a la vez por una niña con ojos inocentes y por una adulta que ya ha procesado esa información. Yo tampoco soy gran fan de la primera persona, pero en este libro creo que gana mucho (si estuviera en tercera, perderíamos muchos matices de la personalidad de Scout que se ven claramente gracias a la primera persona).

    Muy buena crítica ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente es esa impresión la que da este libro: es una historia narrada por una niña pero procesada por esa misma niña, ya adulta. Creo que fue una gran elección para esta lectura conjunta :D

      Eliminar
  2. Tengo muchas ganas de leer este libro.
    Espero hacerlo este verano.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Pues por lo que cuentas, la sinopsis del libro tiene razón: acaba donde empieza Faulkner y comienza donde termina Carson McCullers.

    Nunca me había llamado mucho la atención este libro, pero igual luego me lo prestarás :P

    ResponderEliminar
  4. ¡Aún no termino de leerlo! ;_______; Me quedé a medias con un montón de libros cuando me enfermé y estos últimos días he visto solo series, no me han dado ganas de leer o escribir.
    Espero ponerme pronto al día con el libro porque se ve que es genial :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pronto puedas terminar de leerlo porque está muy lindo <3 y entiendo esos momentos, también los he tenido. Conociéndote, regresarás con mil reseñas listas para compartir ;)

      Eliminar