#CaféVirtual Mis compras de libros

viernes, marzo 15, 2019



Después de diez mil años, he decidido revivir esta sección en la que hablo un poco más sobre los libros que compro y leo, o sobre temas afines. No son reflexiones profundas, sino más bien apuntes que comparto con ustedes.


El otro día estaba en un Sanborns en la sección de libros, y me pasé un buen rato revisando las portadas y contraportadas de muchos de ellos. Después de casi media hora, me fui sin comprar ni uno solo porque ninguno se sentía como el indicado. Había muchos títulos que reconozco por reseñas de otras personas, y otros tantos que me llamaron la atención por sus portadas (ya lo he dicho antes: parece que las editoriales están en una competencia por ver quién saca la portada más bonita o la edición más cuidada). 

El punto es que, como les decía, al final no compré ningún libro.

Después de salir de la tienda, me puse a pensar en mi yo de hace diez años, que ahorraba lo más que podía y, si veía un libro que le llamaba la atención, lo compraba sin pensarlo dos veces, por el simple hecho de que quería leerlo y se veía interesante. Ahora que, afortunadamente, tengo la posibilidad de comprar un libro cuando quiero y no hasta tener el dinero para él, la verdad es que me he vuelto mucho más selectiva con lo que compro y lo que no, y puedo pasar mucho tiempo en la librería decidiendo qué leer y, al final, irme sin nada. 

No voy a hablar sobre si está bien o está mal. Tampoco voy a hablar sobre mi lado material que es el que, últimamente, me impulsa a comprar los libros que tienen las portadas más bonitas en vez de uno que sea más económico, porque eso es para una reflexión de otro día.

En realidad esto es una reflexión sobre mis propios hábitos de compras de libros, por decirle de alguna manera.

Creo que, en cierto sentido, ahora pienso mucho más cuáles son los libros que realmente me gustaría tener o que de verdad quiero leer y tener una copia física. Podemos decir que me he vuelto más selectiva, quizá.

Últimamente, por ejemplo, he leído más libros electrónicos (entre novelas y novelas gráficas) que libros impresos, porque algunos son libros que tenía muchas ganas de leer pero que no me convencía tener en el librero, o cuyo precio era más accesible en la versión electrónica. A veces, también, me pongo de pretexto que me he quedado sin espacio en el librero, pero mi yo de hace unos años habría sido feliz con tener todo lleno de libros, hasta los burós, el escritorio y el piso.

En fin, creo que últimamente pienso más en el valor que el libro físico tendrá para mí en un futuro que en si vale la pena tenerlo en el momento en el que me dan ganas de comprarlo. La verdad es que, en muchas ocasiones, he leído los libros en versión digital y, al final, termino comprando la edición impresa si es que me gusta lo suficiente.

¿A ustedes les pasa lo mismo? ¿Se han vuelto más selectivos con los libros que compran y los que no?

12 comentarios:

  1. ¡Holaaaa!
    Ufff, normalmente compro obras que he deseado leer mucho tiempo, porque no me gusta andar comprando a diestra y siniestra, sin saber mucho de la obra. Cuando lo he hecho, pocas veces he quedado satisfecha con la lectura. Ahora me pasa mucho que no tengo ningún libro que me emocione de verdad, que me haga sentir ansiosa por descubrirlo y quererlo, y me siento extraña. Siento que es como si me hubiera amargado y dejado llevar por la rutina.

    Pero supongo que en algún punto me recuperaré para seguir siendo selectiva con mis lecturas. Normalmente sigo lo que está en mi wishlist de prioridades. Si hay algo con descuento y se ve interesante, tal vez lo compre.

    Besitos *3*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora soy más como tú: no me gusta comprar sin saber si el libro me va a gustar. Creo que tenemos tan poco tiempo y tantas otras cosas que hacer, que no vale la pena desperdiciarlo leyendo algo que ni te va a gustar jaja. También hago eso de priorizar los libros que realmente quiero leer, y si no tengo la wishlist a la mano antes de hacer una compra, lo más probable es que no compre nada si voy a la librería :c

      Eliminar
  2. Hola Cin!
    Estoy igual que tú, pero creo que es también porque cuando me mudé me di cuenta el rollo que es andarlos moviendo de lado a lado y muchos son libros que ni me interesan o compre nada más "a ver que tal". Ahora suelo comprar todo digital y si me encantó el libro y/o tiene una bonita edición lo compro, pero ya sabiendo si está bueno el contenido o no.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También he pensado mucho en eso, en el espacio. En mi cuarto tengo mucho espacio y tengo dos libreros, pero a veces con solo comprar unos dos libros, ya tengo que empezar a organizarlos uno encima del otro o en doble fila, y pues últimamente tampoco he tenido mucho tiempo para limpiar todo a profundidad. Siento que acumular más libros, sólo hará que se maltraten. Últimamente también consumo más en digital, y si el libro me enamora mucho, entonces sí lo compro.

      Eliminar
  3. ¡Coincido absolutamente! ¡Yo hago lo mismo! Cuando voy a la librería tardo bastante en decidirme, quiero encontrar el libro ese que mi instinto lector me indica que voy a amar. Los que quiero leer pero me hacen dudar prefiero leerlos en ebook y, como vos, si me gusta mucho lo compro. Además, no me gusta acumular libros en mi estantería porque si, me gusta que todos tengan un lugar y sean queridos jajajjaja.
    Un beso, grrran entrada!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí es mejor leerlos en ebook y solo comprarlos si realmente te convencen o te enamoran jaja. A mí me pasa que luego no sé qué hacer con esos libros que no me gustan tanto, porque no siempre puedo venderlos o regalarlos.

      Gracias por el comentario :D

      Eliminar
  4. A mi siempre me ha tocado ser selectiva. Mi condición económica no me lo permite jijiji. Aunque este año realmente se debe al hecho de que quiero ir bajando la lista de pendientes. No, no es fácil, pero ahí vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo igual tengo como propósito reducir la lista de pendientes. ¡Vamos a lograrlo!

      Eliminar
  5. Yo me volvi selectiva hace tiempo y por eso vendí mas de 150 libros... puras malas decisiones y otros libros que algun dia quiero tener pero en otra edición o así.... a mi me ha servido autoexaminar mi compra de libros para hacerlo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo igual estoy en un proceso de vender o regalar muchos de los libros que tengo. No he tenido bien tiempo de revisar cuáles sí quiero conservar por siempre y cuáles no, pero yo creo que igual serán como 100 o más los que eventualmente se irán de mi vida.

      Eliminar
  6. Vine a ver el nuevo diseño y me quedé a leer tu última entrada. Coincido contigo en muchos aspectos. Últimamente trato de comprar sólo los libros que siento que me van a gustar, ya sea por la temática, gustos afines o porque el autor es uno de mis favoritos. A veces me dejó llevar un poco por el precio (Amazon y las ofertas), pero he estado trabajando en ello. No siempre termino leyéndolos y se quedan acumulando polvo. Este año me estoy tratando de mentalizar que no importa el precio si la historia me llama la atención. A la fecha, he comprado cinco libros y ya he leído dos de ellos. Estoy tratando de cuidar mis compras y no descontrolarme cuando tengo dinero. Ayuda mucho armar una wishlist de antemano, así es más difícil desviarte del camino :)

    Te mando un beso enorme, Cin y espero que estés bien<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me pasó mucho eso, que compraba libros porque me llamaban la atención, pero que jamás leía, y que sólo tengo acumulando polvo, porque ni siquiera del empaque los he sacado. Yo igual intento controlar mis compras, pero es más porque ando ahorrando dinero jaja. Gracias por el comentario, Ale, siempre es un gusto leerte por aquí <3

      Eliminar

Copyright © Palabras y letras. Blog Design by SkyandStars.co