lunes, febrero 26, 2018

La casa de los mil pasillos, de Diana Wynne Jones


JONES W., Diana. La casa de los mil pasillos. Nocturna Editorial. 2010. 324 páginas.
★★★★★ 


Chairman es la definición andante de ratón de biblioteca. Pasa horas enteras absorta en su lectura y no hace nada más que no sea leer y comer. De hecho, uno de sus sueños más grandes es ayudar en la Biblioteca Real para estar rodeada de libros. Un día, se entera de que su tía Sempronia tomó la decisión de enviarla con el tío abuelo William para que cuide su casa porque él está enfermo. 

Si bien Chairman no está muy contenta con aquella situación, pronto ve delante de sí una aventura como las que ha leído en sus historias, pues el tío abuelo William es un mago, y no cualquiera, es el mago más importante de High Norland. Así, ansiosa ante la expectativa de dejar detrás la sofocante sobre protección de su madre, viaja hasta la casa del mago. 

Cuando conoce al tío abuelo William, Chairman se topa con un hombre viejo y cansado, con el que apenas intercambia un par de palabras antes de que los elfos se lo lleven para curar su enfermedad. Acompañada sólo por un perro y un niño que asegura ser el aprendiz del tío abuelo William, Chairman descubrirá un mundo de magia que va más allá de lo que imaginó en un principio. 

No es un secreto que El castillo ambulante es una de mis historias favoritas, tanto en la versión orignal del libro como en la adaptación hecha por Studio Ghibli. Tampoco es un secreto que terminar de leer la Trilogía de Ingary estaba dentro de mis planes de vida (hablé de ello en el post Sagas que no he terminado de leer). Así que imaginarán el gusto que me dio leer esta historia. 

La casa de los mil pasillos tiene ese aire que me recuerda el primer libro de la triogía (El castillo ambulante), quizá por el asunto de un hogar mágico que casi tiene vida propia o porque Chairman, la protagonista, me recuerda mucho a Sophie sin ser una copia exacta de ella. En este libro tenemos la historia de una chica que sale de las aventuras de los libros para enfrascarse en una historia propia, que resulta ser mucho más apasionante. 

Chairman es una joven soñadora, intrépida y francamente inútil, pues su familia se ha encargado de alejarla de las tareas mundanas y poco refinadas como lavar los trastos, la ropa o, incluso, hacer su cama. Cuando llega a la casa del tío William, descubre cosas sobre la magia, pero también sobre qué significa madurar y valerse por sí misma.


sábado, febrero 24, 2018

Personal: estos días

Before, when there was no pain at all.

 Uff, ¿qué podían esperar desde que decidí hablar de temas más personales en el blog sino una entrada así de vez en cuando? 

Hace unos días comencé a sentir mucho dolor en la cintura y la zona lumbar. No es la primera vez que me ocurre: ya tengo antecedentes de problemas lumbares, pero ya saben cómo somos las personas a veces. Dejé de sentirme mal de eso y también dejé de preocuparme al respecto. Así que esta semana comencé con molestia y pensé que me había lastimado o algo, aunque no recordaba haber hecho movimientos bruscos o algo que ameritara una lesión.

Debo admitir que me sentí valiente y comencé a llevármela con analgésicos automedicados. Sí, eso que jamás tienen que hacer, muchachos. Aguanté unos días y el viernes me quebré frente a todos en el trabajo. Así que el viernes regresé "temprano" a casa (salgo a las 9 y huí a las 8), y el sábado fui al ortopedista. 

Según el doctor, lo que estuve tomando solo enmascaró todo, así que ahora tengo que esperar a que se pase el efecto de lo que me metí  antes de poder precisar otro diagnóstico. Por lo pronto, el diagnóstico es una muy fuerte contractura en la zona lumbar a causa del frío (mi casa es helada) y por movimientos inadecuados. Pero, también, tengo que esperar a que se relaje el músculo y baje la hinchazón para poder hacerme otros estudios que descarten algún otro problema en la columna.

Estos días han estado llenos de dolor y mucho trabajo, mucho, mucho trabajo, porque todo esto me ocurre cuando estoy en periodo de evaluaciones en la escuela y no he tenido mucho tiempo para respirar. Ahora, todo esto es súper incómodo porque en ninguna posición me siento bien. Me duele estar de pie y sentada, y sólo descanso realmente estando totalmente recostada, pero eso no me deja hacer absolutamente nada.

En fin. El dolor fuerte ya se pasó, pero siguel a molestia constante y la sensación de estar tiesa de la cintura para abajo, lo cual no me deja moverme tampoco. Pero intento ver todo de forma más positiva y espero ya estar mejor esta semana.

jueves, febrero 01, 2018

Journaling: Segundo cuaderno


Ya saben que últimamente uno de mis pasatiempos es decorar un cuaderno. Un diario, pues. Ya en una entrada anterior les hablaba sobre mi obsesión con las libretas y cómo uso algunas de ellas. Hoy les comparto algo que me entusiasma mucho: terminé mi segundo cuaderno.


Cuando comencé a hacer journaling, o más bien, cuando descubrí la forma como me gusta hacer esto, pensé que sería divertido intentar y ver qué pasaba. Nunca imaginé que terminaría ni siquiera el primer cuaderno... y heme aquí, hablándoles del segundo. Hoy quiero compartir con ustedes algunas de mis páginas favoritas.

Consejos para escritores, de Maggie Stiefvater. Lo tomé de su Twitter hace un tiempo.



Esta es una reflexión que tuve después de leer un libro de poesía al comenzar el año.
También comparto algunos detalles que me han gustado.




Tengo ya preparado mi tercer cuaderno. En esta ocasión es otro que tiene hojas de diferentes estilos: rayadas, cuadriculadas y en blanco, lo compré en un Miniso. Espero poder compartir más de él en otra ocasión. Oh, y tengo en mente una entrada en la que hable de cómo decoro mis cuadernos y algunos consejillos de decoración.




© Palabras y letras. Design by Eve.