domingo, abril 17, 2016

No todo lo que brilla es oro y no todo lo que se publica es literatura

foto

Desde hace unos días, Twitter y Goodreads se han convertido en un hervidero de críticas (unas constructivas, otras todo lo contrario) de un libro recientemente publicado por Editorial Planeta. Besos entre líneas {goodreads} es la primera novela escrita de manera conjunta entre las booktubers españolas May R. Ayamonte y Esmeralda Verdú. Es una novela dedicada al público juvenil en la que narran la historia de Emma, una lectora empedernida, bloguera literaria y booktuber, y su primer acercamiento con el amor.


¿Y por qué hay tanta gente leyendo este libro y destrozándolo en todas partes? Porque es malo. Comparto con ustedes una crítica, no con la intención de menospreciar a las autoras ni para insultarlas, porque no soy hater. Simplemente doy mi opinión sincera para quien la quiera leer y debatir. 


A todo esto, ¿qué tiene que ver el título con el contenido?


La industria editorial es un negocio. Vamos, si no lo fuera, nadie se preocuparía por editar libros porque finalmente de amor al arte nadie vive. Y como muchas otras industrias, tiene sus pros y sus contras. Estos se reflejan en la calidad de sus productos, el precio de los mismos, en las grandes empresas que poco a poco adquieren a los pequeños sellos editoriales para monopolizar el mercado, y la publicación de libros, por un lado muy buenos, y por el otro, los pensados con la intención de generar ganancias seguras. Besos entre líneas pertenece a este último grupo, lo cual no sería malo si el producto ofrecido por las autoras y la editorial fuera, si no perfecto, sí lo suficientemente bueno como para callarle la boca a todos los que le tienen mala fe por ser el producto de dos booktubers. Pero no lo es. ¿Por qué?

1. Su simpleza.

La simpleza de una historia no tiene por qué determinar la calidad de la misma. Hay historias simples, sencillas, que resaltan no por lo que te cuentan, sino cómo te lo cuentan.  

Besos entre líneas es una historia simple y simplona. La trama gira alrededor de Emma, su vida marcada por la muerte de su madre en un accidente que también dejó discapacitado a su padre, el bullying entredicho que recibe por ser friki y por leer tanto, y sus sentimientos por Eric, el chico malo de la escuela y el pueblo. Estos elementos no serían del todo malos en conjunto si la historia fuera hacia algún lugar, pero no lo hace. En algún momento aparece un tercero en discordia, y ni con un interés amoroso más, la historia se vuelve un poco más entretenida. La historia es predecible. No hay un solo momento en el que como lector te plantees la posibilidad de un giro en la historia.

Y no sólo es simple y predecible, sino que nada tiene sentido. Es un conjunto de situaciones cotidianas que le ocurren a la protagonista, un conjunto de escenas distintas que no mantienen una cohesión.

2. Los personajes son planos e incoherentes.

Emma comienza como una chica preocupada por su padre discapacitado, muy amorosa cuando se ocupa de él, y eventualmente su cabeza sólo piensa en Eric, Eric, Eric, y no tiene tiempo para pensar en su padre. Y personalmente no creo que eso esté mal per se. Emma, como ser humano, está en todo su derecho de llegar al limite y querer una vida tranquila, en la que no tenga que preocuparse por su padre todo el tiempo, hecho del que ella misma se queja en el libro. El problema es que el padre pasa 5 días en una residencia especial y su familia sólo lo ve y cuida los fines de semana, así que Emma no vive atada a las necesidades de su padre; ergo, sus quejas son la razón de que más de uno la tilde de egoísta.

Eric, el chico malo, tiene un pasado trágico y en algún momento se revela que su presente no anda muy bien que digamos. Además es medio bipolar, por no decir un tanto acosador. En su primer encuentro con Emma, casi la hace desaparecer con la mirada solo porque a la chica se le ocurrió respirar en su presencia mientras él leía a Bukowski. (En realidad suena el móvil de Emma cuando ella está en una actitud sospechosamente stalker y él recitaba en voz alta). Y al siguiente, que ocurre minutos después, la está besuqueando para que la poli ni lo agarre por llevar yerba encima. Su pasado y su presente trágicos no son suficientes para darle profundidad al personaje, y si lo logran, sólo tengo una pregunta: ¿es necesario que alguien atraviese por tantos problemas para crecer como persona? Yo creo que no.

Gabriel, el tercero en discordia y booktuber mexicano, se reduce a sus ojos verdes y su carisma en pantalla. El aparente clic que hay entre él y Emma es más falso que un billete de 3 pesos. Pero independientemente de eso, la impresión que a mí me da es que es un chico fresa como cualquier otro que me encontraría en las zonas nice de la CDMX. 

A Anne, la tía que se hace cargo de Emma y su hermana tras el accidente de sus padres, la mayor parte del tiempo parece ser la antagonista de Emma, porque la critica por todo: que si pasa mucho tiempo en la computadora, que si lee muchos libros, que si no sale con la gente, que si sale con el chico malo del pueblo... Ése elemento, el de ser la antagonista de Emma, podría ser interesante si Anne misma fuera un personaje interesante. Pero no lo es. Ahora que cuando no es la antagonista, parece ser la tía y madre adoptiva más comprensiva del mundo. ¿Coherencia? ¿Cuál?

Las amigas, Esther y Sandra, entorpecen la lectura con sus mensajes excesivamente llenos de faltas de ortografía y dedazos.  Y vale, en este mundo hay muchas personas que no se preocupan por escribir bien. Aquí el asunto es que Esther y Sandra son también blogueras literarias y leen muchísimo, y si de todo lo que han leído no se les ha quedado al menos algo de respeto hacia la lengua española, entonces creo que no están leyendo como se debe. ¿No dicen que leer te ayuda a mejorar tu ortografía y redacción? Al parecer con ellas dos, no.

Empatizar con los personajes, simpatizar con ellos, es prácticamente imposible. 

3. Hay una mala representación de comunidades, enfermedades y nacionalidades.

Lys, la hermana mayor de Emma, tuvo un problema de anorexia y automáticamente su participación en la historia se resume a sus antecedentes clínicos. Estoy de acuerdo en que si un familiar tuyo tiene antecedentes de alguna enfermedad de ese tipo y de pronto comienza a comportarse de manera sospechosa, inevitablemente piensas en la posibilidad de una recaída. Pero de las veces en las que Lys aparece en la historia, en casi todas se hace referencia a su enfermedad, como si eso fuera todo lo que el personaje representa.

El padre de Emma, por ejemplo, es discapacitado. Exactamente qué problema médico tiene, es algo que jamás sabemos. Sólo sabemos que no puede leer ni hablar y que de vez en cuanto le dan ataques  de algún tipo en los que grita como loco. De ahí en fuera, ni nombre tiene el pobre.

Por su parte, Gabriel habla con tantos modismos que más acartonado no puede sonar. Eso sí, jamás dice chingar o alguna de sus variantes, así que quizá no es del todo mexicano. En fin, entre netas, güeyes, chavos y órales (con tilde), da la impresión de que los mexicanos resumimos a eso nuestro habla cotidiano. Lo cual puede o no ser cierto, pero nunca está de más investigar un poco o buscar ayuda de algún nativo para que traduzca al español mexicanos algún diálogo para hacerlo más real. Además de eso, su acento es re sexi y derrite a Emma; esto queda clarísimo porque ella no deja de mencionar la chenchualidad del acento mexicano.(¿Cuál? Quién sabe, pero seguro que el chilango).

Y finalmente, una amiga de Emma sale del clóset (o la saca del clóset otra amiga, lo cual me parece un abuso de confianza y una falta de respeto a su privacidad), y lo primero que piensa la protagonista es que, claro, era obvio, si a la amiga siempre le gustaron más los personajes femeninos que los masculinos en las novelas, por supuesto que es lesbiana. Bajo esa lógica, si a mí me gustan más los animales en los libros, evidentemente soy zoolfílica. Pero vale, pasa, Emma piensa en eso y apoya a su amiga. ¿Y para qué es relevante esa salida del clóset? Para nada. Es como si el personaje fuera gay solo para decir que en libro hay personajes de la comunidad LGBT.

4. La publicidad hacia libros juveniles de moda (y uno que otro clásico, para despistar).

Matilda, Harry Potter, La Lección de August, Los Juegos del Hambre, Persona Normal, Las ventajas de ser un marginado (o invisible, dependiendo de tu país), Divergente, Delirium, The Raven Boys, La Selección, Cinder, Jane Austen (porque obvio) y una larga lista de etcéteras. 

Las referencias a otras obras pueden ser un gran acierto si están hechas con imaginación e ingenio. Son geniales ésas que sólo entienden unos cuántos porque han leído la obra, pero que al mismo tiempo no hacen sentir estúpido a quienes no conocen la referencia. Al contrario, los dejan con ganas de saber más sobre ello. Pero cuando te encuentras con que la chica lee tal libro y al día siguiente el otro, y otro, y otro, sólo por mencionar los títulos, es más bien innecesario. Paja, en pocas palabras. (Nota al margen: no tienes que hacer una referencia o mencionar un montón de títulos para demostrar que has leído muchísimo).

5. Plot holes y deus ex machina.

Hay un personaje, Clara, que es amiga de Emma en la escuela. Ella deja bien claro que sólo se hablan en clases y que no se ven fuera. Páginas más tarde, Clara resulta ser conocida de Esther y Sandra, que viven en otro pueblo, porque han coincidido en otras ocasiones. ¿Y la lógica entre lo que dijo Emma antes y lo que ocurre después? No existe.

Ése es sólo un ejemplo, pero a lo largo de toda la novela hay momentos en los que no sabes si te saltaste un capítulo o dos, porque de pronto ya estás en otra cosa completamente distinta. O las situaciones se van acomodando convenientemente para que los personajes hagan tal o cual cosa, sin tener una razón de por medio y sin ser mínimamente interesante.

6. Machismo oculto... y no tan oculto.

Hay muchísimas prácticas machistas que son tan comunes, tan cotidianas, que muchas veces no nos damos cuenta de que, como mujeres, somos violentadas de muchas maneras hasta en lo más pequeño. Este libro está lleno de violencia así, y peor aún, romantizada como al parecer es la moda entre las novelas románticas juveniles.

Ya les había comentado que en el primer encuentro entre Eric y Emma, él termina arrinconándola y besándola para despistar a la policía. Aquí tenemos una gran invasión al espacio personal de Emma y ésta reacciona dejándose besar y diciéndole a la policía que no ocurre nada sólo porque Eric es guapo. ¿Saben? A mí, si un tipo me arrincona contra la pared, sea un tipo barrio o el mismo Adonis hecho hombre, o le grito, o le pateo los huevos, o por lo menos, por paralizada que esté, sí le digo a la policía que estoy siendo acosada.

Gabriel demuestra en muchas ocasiones que tiene interés en Emma (porque hay besos y ojitos de borrego) y de hecho en algún momento planea algo para despedirse de ella antes de que él vuelva a México. Claro que por despedirse me refiero a acostarse con ella. No se concreta, pero Emma y él quedan como amigos, así como si nada. Y no dudo que haya personas en situaciones parecidas que logren terminar como amigos, pero por el tipo de personaje que es Emma, definitivamente no pertenece a ese grupo.

Y no me hagan hablar del sexo sin protección escrito en una novela juvenil que entre sus lectores, seguro tendrá a más de uno que apenas esté formándose criterios en muchos aspectos, entre ellos el de su vida sexual.

 •

Todo esto ha generado una ola de polémica en las redes. Vaya, yo no habría leído este libro si no hubiera visto toda la reacción en Twitter y si mi curiosidad no me hubiera llevado hasta él.  Entre los que defienden la obra, los que dicen que las autoras tienen todo el derecho de equivocarse porque son humanas (lo cual es un punto muy cierto), los que optan por el sarcasmo para expresar su opinión sobre la obra (a.k.a. yo y todos mis tuits) y los que de plano se descosen con la crítica y dicen hasta lo que no, el chisme ya se volvió enorme.

No todo lo que brilla es oro y no todo lo que se publica es literatura. Hay un montón de libros malos que las editoriales venden porque saben que les dejará dinero (y tristemente, lo hace). Sean libros de superación personal, memorias y autobiografías de personajes nefastos, o libros de youtubers (así hablen de babosadas en sus videos, o lo hagan de libros y literatura), es un hecho que la industria editorial apuesta más por la cantidad que por la calidad de lo que brinda al público.

¿Y saben? A pesar de todo, creo que el verdadero problema, con este libro en particular, no está en las autoras, sino en la editorial que decidió publicarlas valiéndose de su nombre e imagen para generar ganancia segura. Es más, dentro de la misma editorial, responsabilizo a los correctores de estilo y editores encargados de la revisión del producto por no hacer su trabajo. Porque cuando tenemos un libro que está lleno de errores técnicos (no hablemos de contenido), como "... entra dentro de mí", "pero sin embargo", o una prosa compuesta de oraciones simples en las que se abusa de los verbos y una trama que no lleva a nada, más que a sus autoras, hay que culpar a quien no hizo su trabajo para arreglar esos errores antes de que el libro fuera publicado. O en su defecto, a quien no tuvo los huevos para decirle a sus jefes que el libro no era apto para su publicación.

18 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me encanta lo que dices, sobre todo con respecto a los editores. Se supone que tienen que darte consejos. Coscorrones si el libro no está bien, ocuparse de que el libro que escribiste sea un buen producto. Pero estos firmaron contrato y se echaron a dormir.

    Me agrada que hayas sido tan concisa, porque para mí fue imposible, literalmente. Mi reseña sale mañana y tengo algo de miedo que a la gente le de sueño leerla D: Espero que no. Bueno, opinamos casi lo mismo, ya los sabes.
    Nea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone que eso hace un editor. O bueno, al menos es lo que tengo entendido que debe hacer un editor. Quizá estamos mal y el editor hace otra cosa, como ignorar los errores.

      La verdad es que estaba quedándome enorme pero la recorté xD

      Eliminar
  2. Eso, que seguro el corrector estaba borracho o drogado porque hasta un mono borracho o drogado lo habría hecho mejor.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta que cuando la gente critica algo , lo haga con conocimiento de causa, solamente así me parece que puede tener un argumento válido , este es tu caso .No conozco a las booktubers , he visto el libro por las librerías de acá , pero no sabia la controversia que ha causado , por otro lado , comparto tu opinión respecto a que las editoriales a veces sacan libros que no necesariamente sean buenos literariamente hablando , si no por cuestiones comerciales y eso es triste porque entonces ya la lectura tampoco se salva de dotar de contenido vacío y sin valor . Pero como bien has mencionado también , la culpa no es de las booktubers , es de la editorial y del equipo detrás que no puso cuidado en lo que publicaba si no que lo hizo solo por vender y al parecer por lo que cuentas , al ahí se va , increíble que muy probablemente existan libros auto-publicados mejores que este...En fin , gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerla. Yo creo que es un gran problema lo que la editorial hace... si no me equivoco, ellos han publicado a otros youtubers también.

      Eliminar
  4. Como dije en una ocasión, la publicación de libros en esta época is all about the money. Esta editorial tiene una lista negra de publicaciones de libros de influencers que, por una parte está bien, en el sentido romántico de que se le de oportunidad a los nuevos talentos, después de todo si no se equivocan como van a aprender? Sin embargo, si pensamos en estos libros como negocio uno como cliente tiene el derecho a recibir un producto que valga la pena, algo de calidad, algo que haga sentir que invertir mi dinero valió la pena y por lo que veo no lo están haciendo. Eso es lo que se me hace más grave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las grandes editoriales, sí. En las pequeñas e independientes aún tengo fe. Pero sí, hoy en día todo es un negocio y digo, muchos lectores tienen el criterio para ignorar los libros basura, pero otros no. Y en todo caso, tenemos derecho a que nos vendan algo de calidad.

      Eliminar
  5. Hasta me dan ganas de leerlo de lo malo que se ve.

    Y no eres hater, pero compartimos el cariño por el wank xD

    Voy comentando conforme leo:
    -Me cae mal CDMX, no me gusta, para mí siempre será el defectuoso jum.
    -Si Gabriel no tiene al menos todo un párrafo usando la ch, entonces está mal hecho. He dicho.
    -A mí me gustan los personajes caníbales, no sé qué dice eso de mí u.u

    Y por estar leyendo estas cosas tan feas no me felicitaste! Muy mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el wank es el wak.

      Y sí, por estar leyendo esto no te felicité. My bad. Te regalaré este libro de cumpleaños ;) -no es verdad, si lo quieres te paso un epub-

      Eliminar
  6. Le pegaba mas bien el nombre de SPAM ENTRE LINEAS <333 jajaja que graciosa soy eh ? >_<

    Yo lo he terminado hoy ¡POR FIN! me costo lo suyo pero bueno, peor así puedo criticar bien bien. Que puede decir mas que coincido en cada palabra tuya, tu lo has dicho todo y muy bien. Gracias ^^

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, pues tampoco sé si la palabra sea spam.

      Gracias por el comentario (:

      Eliminar
  7. Al principio sentía un poco de pena por las escritoras, porque me imagino lo terrible que debe ser para ellas toda esta ola de criticas negativas... pero luego, cuando comencé a leerlo, y leía más y más reseñas, me di cuenta de que me siento terriblemente pasada a llevar como lectora. Obvio no compré el libro, no me afectó de esa manera. Pero que planteen al estereotipo de chica lectora con una personaje como Emma... Es una patada en la cara horrible. Después ¿porqué se crean tantos prejuicios hacia el publico juvenil? por historias sosas como éstas, además publicada por una editorial como Planeta, que si bien perdió un montón de prestigio, sigue siendo una de las más influyentes ):

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando publicas te arriesgas a esto, y debes estar consciente también. Y si tu trabajo es horrible, debes aceptar que a la gente no le gustará. Claro que hay quienes se han pasado de la raya con los comentarios, pero en general no se puede culpar a la gente que está leyéndolo.

      Y coincido: por libros así de malos es que se tiene en tan mala estima a la literatura juvenil actual.

      Eliminar
  8. ¿No te pasa que desde la sinopsis ya sabes que el libro no te va a gustar? Yo tenía esa sensación y de verdad, después de todo lo que he visto, no pienso tocar ese libro ni con un palo. Se me hace una grosería, más de parte de la editorial, que no es la primera vez que publica un libro. Además, intentamos quitarle el estigma a la literatura juvenil y sacan cosas como estas.

    No sé, se me hace muy triste la situación y a ver si con esto, Planeta se pone las pilas, porque dejó mucho qué desear.

    Te mando un beso enorme y gracias por pasar este sufrimiento para darnos tu opinión♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo sabía desde el principio, con sólo ver la portada, pero me ganó el mame jajaja. No lo leas, Ale.

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho tu reseña! No tenía intención de leer este libro, pero creo que haces una crítica muy completa de la situación editorial y lo haces con palabras muy bonitas! Un post fantástico :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias c: me alegra que te gustara.

      Eliminar