sábado, octubre 19, 2013

Maurice, de E. M. Foster


Título: Maurice | Autor: E. M. Foster | Año: 1971 | Formato: ePub
★★★★


Maurice, escrita entre 1913 y 1914, y publicada en 1971, después de la muerte de su autor, cuenta la difícil adolescencia y juventud de un londinense perteneciente a la burguesía acomodada —cuyo nombre da título a la novela— que descubre de manera imprevista que sus sentimientos no son heterosexuales, sino que van dirigidos hacia individuos de su propio sexo. La obra está dedicada a tiempos mejores, o sea, a una época más dichosa que pudiera contemplar sin hostilidad las claves íntimas que laten en sus páginas. La dedicatoria encierra así la intención de un libro delicado y sutil que su autor no se atrevió a publicar en vida, por temor a chocar con el puritanismo que imperó en la sociedad británica.

Maurice es un muchacho promedio; no es un estudiante modelo, no sobresale. Es atractivo pero simple: es alguien que se deja llevar por las circunstancias, alguien que vive de acuerdo a los cánones sociales de su época. Uno más de tantos que habrían llevado una vida sin problemas. No obstante él se encuentra con uno al estudiar en Cambridge: un hombre. Al principio es atracción que podría interpretarse como intelectual. El tiempo, sin embargo, hace que poco a poco desarrolle sentimientos por él. Clive, el otro muchacho, es el primero que habla de su amor por Maurice, y éste huye. Pasa por un proceso de aceptación hasta que finalmente él y Clive están juntos. La ilusión, no obstante, dura poco tiempo...


Cuando comencé a leer este libro no esperé encontrar aquello que hay en él. Me sorprendió en muchos aspectos, en especial por cómo Foster lleva al personaje principal de la negación a la aceptación total de su preferencia sexual, además de las sutiles menciones al sexo entre hombres que hay en la última parte del texto.

Y me sorprende por la época en la que fue escrito (1913-1914). Hablamos de una época en la que hablar de sexo y sexualidad era impensable, y en a que la homosexualidad era vista como perversión y pecado, una desviación total, condenación al infierno. No que sean temas que no se condenen ahora en ciertos lugares, claro, pero a principios del siglo pasado, éste era un tema más que tabú. De ahí que el autor lo dedicara a tiempos mejores.

Además de abordar el tema de la sexualidad de Maurice  y su historia de amor que pasa del drama al melodrama y de regreso al primero, está el del papel social que debe representar el personaje. Cuando su situación sentimental se resquebraja, cuando a quien considera el amor de su vida lo rechaza diciéndole que ha regresado a ser "normal" (es decir, heterosexual), comienza la otra parte de su conflicto: ¿hay algo malo en él? ¿Es su homosexualidad una enfermedad? Y de ser así, ¿existe una cura?

Para Maurice es necesario atravesar ese momento de conflicto hasta llegar a la catarsis. Y es entonces cuando puede ser feliz.

A lo largo de la historia me topé con muchas cosas que me gustaron de los personajes y de la narrativa de Foster. Disfruté leyendo sobre Maurice y su amor, sufrí con él cuando sufre por sus sentimientos, me alegré cuando logra la felicidad. Odié su misoginia y la forma como trata a sus hermanas, desprecié a Clive un poco, aunque intenté comprenderle.

En resumen: El drama de Maurice no es ajeno a nosotros; pese a ser una historia escrita hace un siglo, las dudas que tiene este joven son las mismas que muchos otros aún tienen hoy en día. Dedicado a tiempos mejores, cien años después aún hay mucho que hacer para alcanzar ese mundo utópico en el que la preferencia sexual no será motivo de odio.

Creo que es un libro maravilloso que vale la pena leer.

2 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de leer Maurice, más después de leer tu reseña. Y supongo que veré la película después de eso aprovechando que la tengo en casa.

    "Dedicado a tiempos mejores, cien años después aún hay mucho que hacer para alcanzar ese mundo utópico en el que la preferencia sexual no será motivo de odio." Eso es TAN cierto y a la vez tan doloroso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Léelo en cuanto tengas la oportunidad, me gustaría discutir contigo sobre él y saber tu opinión al respecto. Me dan ganas de ver la película también, la buscaré y si la veo, te aviso.

      La dedicatoria cala hondo porque sí, cien años después aún falta para llegar a tiempos mejores.

      Eliminar