martes, noviembre 21, 2017

Mini reseñas: dos cuentos sobre la Muerte


LA PARTIDA, Alberto Chimal
★★★★

Un terremoto destruye una ciudad, lo que provoca la muerte de muchas personas. Entre ellas, se encuentra el único hijo de un matrimonio. La madre, desesperada por la pena, llama a todos los dioses para que le regresen el alma de su hijo, cuya pérdida la ha destrozado. Los dioses, compadecidos de ella, deciden regresar el alma del pequeño, pero no de la forma que ella esperaba.

Lo que regresa a ella es y no es su hijo: su pequeño está presente, pero sufre, y ella no puede soportarlo. La desesperación y la locura le llevan hasta los extremos más impensables.



Este texto es triste. Es desolador, en realidad, y ésa es la palabra que me acompañó durante toda mi lectura. Quizá también tuvo que ver el hecho de leerlo en época de Día de Muertos, pero realmente me hizo pensar mucho en el asunto de la muerte. 



LA MUERTE Y LA MADRE, Alberto Laiseca
★★★★

Un día la Muerte llega a un pueblo a hacer su trabajo. Antes de irse, se lleva al hijo pequeño de una madre, a quien deja dormida para que no interfiera en su labor. Cuando la madre despierta y se da cuenta de lo que ha ocurrido, decide seguir a la Muerte. Los ríos, los espinos, los bosques y las montañas se abren para dar paso a la muerte, mientras que la madre tiene que luchar contra ellos para acercarse hasta su pequeño.

Ésta fue la primera historia que leí de las dos que tiene la edición. No sabía qué era lo que iba a encontrar y me sorprendió. También me dejó con una sensación de tristeza que me acompañó por un rato.




Este libro tiene un formato doble, lo que significa que tiene dos portadas y dos cuentos que se unen en el centro en una sola ilustración. Como muchas ediciones del Fondo de Cultura Económica, tiene una calidad increíble (es de pasta dura, con zonas texturizadas tipo terciopelo). Según la editorial, es para un público entre 12 y 14 años, pero a mí no me convence esa clasificación. A mí me costó leerlo y me dejó con las emociones a flor de piel.

Las ilustraciones de Nicolás Arispe son sombrías y están tan llenas de detalles que no sabes hacia dóne mirar. Son el acompañamiento perfecto para el tipo de textos que tenemos en el interior: dos historias desgarradoras que tienen como base una idea en particular: la muerte es inevitable, no importa lo que hagamos. 


4 comentarios:

  1. ¡Buenas!
    Pues se ven interesantes las historias, bonitas dentro de su crudeza y el libro tiene una edición muy chula :D Me han gustado mucho las ilustraciones, sobre todo la primera portada que has dejado.

    El tema me interesa y si tengo la oportunidad, los leeré :]

    Respecto a la clasificación por edades, pues no sé, sí me he dado cuenta de que conforme me hago mayor, tengo más empatía y tomo más conciencia de la muerte, así que quizá me impactara más ahora de lo que lo hubiera hecho con doce o catorce años... Pero al final eso es algo personal y supongo que dependerá de cada uno.


    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ilustraciones están geniales, yo las amo mucho. Me gustan las ediciones además, están súper cuidadas y las historias de verdad que llegan duro. Y sí, eso de la muerte se vuelve algo más de tomar conciencia conforme pasan los años.

      Eliminar
  2. Wowm, se ven impactantes, tanto como la historia de ambos, como por la edición; se ve mucho esmero por parte de los editores. ¿Qué puedo decir?, ¡me dieron muchísimas ganas de leerlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo son. La edición esta muy bella, las fotos no le hacen justicia. Ojalá te animes a leerlo :D

      Eliminar