La metamorfosis, de Franz Kafka

domingo, mayo 01, 2016


 KAFKA, Franz. La metamorfosis. Ediciones B. 2016. 139 páginas.
★★★★

La mañana de Gregorio Samsa debía ser como cualquier otra: levantarse a tiempo para ir al almacén y después tomar el primer tren e ir a cumplir con su trabajo de comerciante. La mañana en que esta historia comienza, no es como cualquier otra en la vida de Gregorio. Para empezar, se le ha hecho tarde, y cuando intenta salir de la cama, descubre que se encuentra recostado boca arriba y que cualquier tipo de movimiento le es prácticamente imposible. Angustiado porque él es el principal sostén económico de la familia, se esfuerza hasta que logra incorporarse, sólo para descubrir que en lugar de brazos y piernas, tiene un montón de patitas que lo sostienen casi a nivel de piso. De alguna manera inexplicable, se ha convertido en un insecto. 


No pasa mucho tiempo para que la familia de Gregorio (e incluso el gerente del lugar en el que trabaja) descubra su condición, y cuando esto ocurre las reacciones no son de extrañar: miedo, repugnancia, confusión y quizá hasta odio. Gregorio deberá, entonces, permanecer encerrado en su habitación mientras contempla la vida desde la perspectiva de un bicho.

La Metamorfosis es una novela corta, quizá un relato, publicada en 1915. Como tal, es una lectura que se va en un suspiro (excepto si eres como yo y una novela corta te la lees en una semana porque se te atraviesa la vida y otros libros en el camino). Está narrada a través de los ojos de un narrador omnisciente y objetivo que centra su atención en Gregorio más que en su familia.

Al leer, presenciamos la angustia del personaje principal, primero al descubrir que ha sufrido una metamorfosis sin saber cómo ni por qué, y después al reflexionar sobre su condición. Gregorio es el único sostén económico de su familia, por lo que pronto se da cuenta de que, al ser un bicho, le será imposible apoyarlos. Mientras avanza la historia somos testigos de cómo la nueva vida de Gregorio afecta a sus padres y su hermana menor en todos los aspectos.

Éste es un libro al que le di mil y un vueltas antes de decidir leerlo por el asunto del insecto. Y no obstante, cualquiera que piense que se centra sólo en la historia de un bicho enorme que antes fue humano, está muy equivocado, porque la historia va mucho más allá. Su final no podría ocurrir de otra manera.

En mi opinión, es un libro muy triste. La situación de Gregorio es terrible no sólo por el hecho de ser un bicho, sino por las reacciones que provoca su nueva condición. Entre el miedo, el terror, la angustia y eventualmente, el odio, a final quedan algunas preguntas a las que cada quién le dará una respuesta distintas. ¿Quién es realmente humano? ¿El que habla y camina en dos pies, pero actúa por miedo y desagrado, o el que está encerrado en el cuerpo de una criatura distinta pero conserva su conciencia sobre lo que ocurre a su alrededor?

Seguramente hay otras interpretaciones de la obra. Análisis verdaderos en los que habrá explicaciones más profundas de la misma. Por mi parte, sólo puedo decir que es una historia triste, cruda en cierto sentido, pues en ella se plasma aquella predisposición del ser humano a atacar y despreciar lo desconocido sólo por miedo. 

16 comentarios:

  1. Ay, yo lo comencé y no recuerdo porqué lo dejé pendiente hace tiempo. Tengo que terminarlo, seguro me va a gustar mucho. Es una pena que sea triste en el fondo, pero seguro que deja mucho para pensar sobre nosotros como seres humanos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que dependerá de cada quien reflexionar o interpretarlo de diferente manera. Ojalá puedas terminarlo pronto (:

      Eliminar
  2. Yo quiero leerlo y más porque en serio, es la referencia más clara de Tokyo Ghoul. Es más, después los personajes se empiezan a prestar libros de Kafka xD

    ResponderEliminar
  3. es una gran novela corta, la lei hace ya unos dos años

    ResponderEliminar
  4. Empecé a leerla hace ya un tiempo, pero quiero retomarla... por alguna razón sus implicaciones filosóficas me intimidan -supongo que me asusta no entenderlo (?
    Espero animarme a leerlo pronto :)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tantas implicaciones filosóficas no tiene. O quizá eso dependerá de cada quien, tal vez soy yo quien le ha dado tantas implicaciones filosóficas y profundas jajaja. Seguro que te gusta y no es una lectura difícil de comprender.

      Eliminar
  5. No sé si te lo he dicho alguna vez pero yo la pasé muy mal leyendo este libro en la preparatoria, porque mi edición tenía una cucaracha enorme en la portada y yo odio las cucarachas. Añádele a eso, que era una lectura de clase y como suele pasar con ese tipo de lecturas, el libro no me gustó.

    No obstante, soy totalmente consciente de que no tenía la madurez literaria para analizar los matices y ver más allá de lo textual, así que ahora sí que quiero volver a leerlo, para ver todo lo que me perdí la primera vez. Y ahora sí, poder ver qué impresión causa en mí.

    Sin más, te mando un beso enorme, Cin y te deseo un bonito inicio de mes♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah,sí, en casa tenemos una edición viejita, súper vintage, que tiene en la portada una ilustración de la cucaracha a media transformación. Es un tanto perturbadora. O al menos a mí siempre me perturbó y por eso nunca quise tomarlo. Tampoco me gustan los bichos, y aunque el libro jamás te dice que el insecto en el que se convierte Gregorio es una cucaracha, por su descripción es el único animal que te viene a la mente. Pero si logras pasar de eso y dejar de lado, momentáneamente, esa idea de que es un insecto, la historia resulta ser muy triste. Ojalá te animes a leerlo más adelante.

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    Llevo un tiempo con ganas de leerlo y este año pretendo al fin darle una oportunidad. A lo largo de los años he intentado saber lo mínimo del libro porque quiero ir descubriendo la historia a medida que lo vaya leyendo.
    A ver que me parece.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Muy buena reseña! Me gustó mucho este libro, también le dí 4 estrellas y siento que reflejas muy bien mis sentimientos en tu reseña, estoy muy de acuerdo en todo.

    Un besito!

    ResponderEliminar
  8. ¡Buenas!
    Leí este libro hará un año o así y me gustó mucho. Me gustaría releerlo en algún momento, cosa que no suelo hacer, así que ya te harás una idea de lo que me gustó :]

    Me ha parecido muy interesante tu interpretación, no lo había pensado de esa forma. Por mi parte, no me lo tomé tan literal; para mí, la transformación de Gregor en insecto no es otra cosa que su descenso a la locura. La manera en que se da cuenta un buen día de que no puede levantarse de la cama, la forma en que lo acepta, en que parece incapaz de comunicar sus sentimientos (y nada en absoluto), la forma en que su familia lo rehuye y lo esconde, la presión que siente él por no poder seguir siendo el sustento de su familia, cómo reaccionan ellos al final... Eso es lo que yo interpreté, teniendo en cuenta la época y demás, me pareció que de eso trataba la novela.

    Me gustan estas historias que cada lector entiende de una forma. Dicen que no hay dos lectores que lean el mismo libro, pero en estos casos, se acentúa aún más esa sensación, ¿verdad? :]


    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
  9. https://filosofiacriticaposmoderna.blogspot.com/2018/10/la-metamorfosis-aka-la-transformacion.html?m=1

    Un análisis sobre La metamorfosis de Kafka coma base para una reflexión hacia un nuevo sentido de dicha obra.

    (PDF con el texto completo: https://bit.ly/33J2Bn5)

    Obviamente, los dos primeros tercios de la presente entrada son totalmente soslayables para quien conozca la obra y lo que académicamente se ha dicho sobre ella. La novedad, si es que como tal podemos presentar el presente análisis, se constriñe a lo escrito en el capítulo Buscando un sentido alternativo, y en menor medida, en el último capítulo, Una carta de Kafka a Kafka.

    Buscando un sentido alternativo

    Pero ¿Y si, si bien es válido encontrar a la obra múltiples sentidos -en función, obviamente, de nuestros intereses, aunque ello imprima un sesgo a la búsqueda de esos sentidos- Kafka no hubiera albergado ninguno de esos -ya canónicos- sentidos al escribir La metamorfosis?
    Veamos lo que Millás en su prólogo recoge: “Dice Maurice Blanchot que aunque Kafka sólo quiso ser escritor, en su Diario íntimo se revela como algo más, de modo que una vez leído este diario, «es a él al que buscamos en su obra». Y añade: «Esa obra forma los restos dispersos de una existencia que aquélla nos ayuda a comprender, testigo inapreciable de un destino excepcional que, sin ella, habría permanecido invisible».”
    Así pues “«es a él [, a Kafka,] al que buscamos en su obra»”. Busquémosle, pues.
    Si queremos, porque parece ser que sí queremos, ver a Kafka en Samsa, proponemos ver en la transformación de Samsa en cucaracha, la transformación de Kafka en escritor, y en base a ellos, analizaremos a continuación el desarrollo del argumento.
    A partir de aquí, y hasta nuevo aviso, donde aparece Kafka, se debe leer Samsa, y donde escritor, cucaracha.
    Kafka un día se descubre, y se reconoce, a sí mismo como escritor, profesión que sabe que le va a alejar de una forma radical de su familia, incluso, ¿por qué no?, es posible que ni le entiendan, por -o a pesar de- ser escritor y aunque él y su familia utilicen el mismo idioma. Pero Kafka no siente odio ni rabia por el tiempo en que sí se entendían, el tiempo en que, de alguna manera, él les pertenecía (“a su alrededor todo estaba tranquilo, aunque, sin duda, la casa no estaba vacía. «Qué vida tan apacible lleva mi familia», se dijo Gregor y, mientras miraba fijamente en la oscuridad, se sintió muy orgulloso de haber podido proporcionar a sus padres y a su hermana una vida así, en una casa tan bonita.” La metamorfosis). Sin embargo, sí le preocupa cómo en el futuro su decisión de anteponer su profesión, ser escritor, impactará en sus relaciones familiares (“Pero ¿qué pasaría si toda la calma, todo el bienestar, toda la satisfacción, tuvieran ahora un espantoso final?” La metamorfosis). En ningún momento de la novela Kafka nos muestra un sentimiento negativo o vengativo para con su familia, ni tan siquiera en el más que famoso final, al que volveremos más tarde...

    ResponderEliminar

Copyright © Palabras y letras. Blog Design by SkyandStars.co