lunes, marzo 02, 2015

Marzo marcero...

(x)

Marzo ya comenzó y yo no entiendo cómo es que ocurrió eso si hace dos días era primero de enero o algo así. Jamás la vida se me había ido tan rápido como a mis veintitrés años, y sí, sé que ya sueno como una anciana, pero así es la cosa y qué se le va a hacer.

El día de hoy vengo a contarles un poco de lo que ha pasado en los últimos días y el último mes, aunque no pretendo hacer de este post un resumen de febrero o algo similar porque, a decir verdad, no tengo mucho que contar. Digamos que en este post quiero contarles algunas cosas que tenía pendientes y que les debía pero por desidia (y hay que llamar a las cosas como son) simplemente no me tomaba el tiempo para compartirlas. 

Primero quiero hablarles de mi experiencia en el Amrâl-a-thon organizado por Margarita. Si llegaron recién al blog, les cuento que fue un readathon o un maratón de lectura que duró dos semanas y que es el primero de algunos otros readathones organizados en el blog Tauriel Elëneidë. Pocas veces he participado en readathones, de hecho es la segunda vez que lo hago (el primero fue el Christmatón de finales de 2013), y no suelo participar en estas cosas porque si bien tengo mucho tiempo libre, no siempre lo invierto en lectura porque siempre hay algo que hacer, por pequeño que sea. Pero aún así decidí anotarme a éste y posiblemente a los otros maratones de lectura.


Para el Amrâl-a-thon me propuse leer cinco libros y sólo leí cuatro, pero quedo bastante contenta con mis lecturas: Diario secreto de Ana Bolena, de Robin Maxwell; Un árbol de noche y otros cuentos, de Truman Capote; Flores en el ático, de V. C. Andrews; y El juguete rabioso, de Roberto Arlt. Los tres primeros tienen reseña en el blog y hablé un poco del libro de Arlt en Goodreads. Comencé a leer La naranja mecánica, de Anthony Burgess, pero me está costando algo de trabajo y siento que es uno de esos libros que debo leer poco a poco y con tranquilidad, así que quién sabe cuándo terminaré de leerlo (llevo muy poco y es un libro corto, pero la historia me tiene muy intrigada). Y sí, la foto a su izquierda es reciclada.

Si hiciera cuentas, que no haré porque estoy peleada con los números y me da flojera usar la calculadora, resultaría que no leí tanto porque dos de cuatro fueron libros con menos de 200 páginas. Pero como los números de todas maneras no me importan, debo decir que estoy bastante satisfecha con mi desempeño. Es decir, mi meta real de lectura es un libro a la semana, y leí cuatro en dos así que no, no estuvo nada mal. Además, esto aumentó mi marcador de lectura en Goodreads y ahora puedo dedicarle tiempo a un librote grandote que espera a que le ponga mis tentáculos encima (y tengo un lindo separador que me dice "ahí la llevas").

Participé (¿participo?) en el reto fotográfico de Margarita en instagram (focusabook), y de las 28 fotos que hubo por febrero tomé ocho que me hicieron perder seguidores en Instagram porque, no sé, ¿a ciertas personas no les interesan las fotos de mis libros? Es posible y lo entiendo. Pero hey, si gustan ver las fotos, pinchen aquí aquí aquí; son fotos de libros que leí y leo... y también de los que no leo porque como dice la palabra japonesa tsundoku, a veces compro libros y los apilo y los dejo sin leer porque, bueno, hay mucho que leer pero siempre se atraviesan nuevos libros y el tiempo se pasa volando, ¿y de verdad ya estamos en marzo?

Quería comenzar a leer Cumbres borrascosas, pero por una u otra razón ya no lo empecé así que quizá lo haga este mes (le tengo muchas ganas). Compré una edición bien linda de Los tres mosqueteros en una librería de segunda mano y también quiero leerlo pronto. La compré porque era una de las opciones para el club de lectura de Lectobloggers, pero ganó Lolita y ahora tengo que conseguir ese libro en físico. Lo tengo en mi Kindle, pero quiero leerlo en papel. No sé, me hace ilusión leerlo en papel.

En fin, creo que además de eso no tengo mucho que contar. Ah, y que sí fui a la FIL de Minería, pero como soy pobre, sólo compré un par de libros que meteré en algún otro IMM. 

¿Y ustedes qué me cuentan? ¿Qué han leído? ¿Qué ha pasado en sus vidas? Espero traerles un café virtual el viernes, y si no, a ver qué se atraviesa en el camino ;)


12 comentarios:

  1. A mí no me gusta Instagram, porque se quedan con los derechos de tus fotos y eso de los derechos siempre me perturba u.u

    El día que yo fui a la FIL también compré poquito, porque además en ésta siempre dudo de los precios, así que usualmente no voy o procuro comprar poco.

    La naranja cuesta trabajo, por el lenguaje, yo creo. Era mi libro de metro, pero ya no leo en el metro por... bueno, por cuestiones de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nah, la FIL es una estafa. Los precios son los mismos que en librerías y por ejemplo en el FCE que hace descuentos UNAM, no aplica por ser feria. Oh the irony. Creo que yo más que nada voy a ver los libros que me interesan y anoto títulos que me gustaría tener y que conseguiré en otra ocasión. ¿Qué compraste?

      Y sí, es el asunto del lenguaje lo que me detiene en la lectura de la Naranja, pero está perturbador y me gusta eso. Pero sí, es pesadito u.u

      (Hoy en día en todos lados se quedan tus derechos de todo, pero de todas maneras mis fotos son mediocres así que...)

      Eliminar
    2. Pues en flickr puedes poner qué protección le quieres poner a tus fotos y como que creo que respetan un poquito más los derechos. O al menos es en donde yo he visto que la gente que sí sabe tomar fotos sube sus cosas. Mis fotos tampoco son tan buenas, pero son mías u.u

      Libros de niños. De Gorey, que sí estaba barato, uno de Ópera y otro de mitología.

      Pues yo ya sé lo que pasa en La naranja, así que no siento la urgencia de terminarlo xD

      Eliminar
    3. Bueno, eso sí, al final es algo que uno hace y no está padre que se queden tus derechos. Me quiero abrir cuenta en flickr cuando mis fotos sean un poquito mejores... o tenga algo mejor que fotografiar. Acá en el pueblo no se puede hacer mucho, la verdad xD

      Yo compré uno de Ihara Saikaku, porque no le conozco y me llamó la atención, y unos libros de Carlos Ruiz Zafón. Ah, y en el stand de la CANIEM me regalaron un de Carlos Fuentes y otro de Jorge Ibargüengoitia :D

      Eliminar
  2. Leí sus comentarios aquí arriba y es verdad, se supone (según yo) que en las ferias de libros deberías conseguir libros más baratos y así y cuando vino la de mi ciudad (que es muy MUY pequeña) y vino Gandhi (por primera vez) pensé que saldría alucinada y pues nada, salí con un libro por el honor porque ni siquiera estaban los descuentos que hacen en la página de Internet.

    A mi me parece que te fue muy bien en el maratón, siendo yo hubieras leído uno JAJAJA y para mí, tus fotos son bellas, por ustedes es que me he puesto las pilas e intento hacer mis fotos un poco mejores. Y no puedo creer que te dejaran de seguir, nosotros buscando cuentas con fotos bonitas de libros y ellos sin apreciarlo u.u

    Un beso enorme<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone, Ale, pero la verdad es que no siempre conviene ir a ellas por los precios. Conviene ir por los eventos, las presentaciones, los separadores gratis (?), y por, no sé, ¿ver qué hay de nuevo en algunas editoriales que no tan fácilmente se encuentran? Este año me topé con un stand de puros libros en inglés, los que están de moda, ya sabes, y estuve tentada a comprar alguno, pero al final ya no lo hice jaja. Y qué mala onda tu experiencia con la Feria en tu ciudad :(

      Y sí, a pesar de todo fue un buen maratón. Estoy viendo qué podría leer para el próximo... y yo creo que tendrán que ser lecturas cortas también, porque de lo contrario, no creo leer más de dos libros jaja.

      Besos c:

      Eliminar
    2. Sabes que pasa que la feria es muy pequeña y cuando digo pequeña son 10 stands chicos y la mayoría de libros son escolares y por lo mismo no hay tantos eventos como en otras ciudades. Incluso a mi hermanita cuando estaba en la prepa la llevaron a la de Yucatán (soy de Campeche) y ya te imaginarás, a pesar de que somos vecinos la diferencia es considerable. Mi sueño eterno es ir a la de Guadalajara JAJAJA y no te creas, ya lo hemos pensado y ahí si sería por los eventos tan bonitos y todo :D

      Eliminar
    3. Es lo malo de ser un país centralista :c sí, a la mayoría de los estados no les toca casi nada. Algún día iremos a la de Guadalajara, ya verás ;)

      Eliminar
  3. Tienes un blog muy bonito, me quedo por él y te sigo en Instagram ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias, me alegra que decidieras quedarte por acá y también por Instagram ;)

      Eliminar
  4. De Truman Capote me acaban de recomendar "Música para Camaleones" (que aún no he buscado). Leí Flores en el Ático y el resto de la saga hace unos cuantos años; son unos libros que me hicieron mucha impresión en su momento, sobre todo porque no podía soltarlos :D La Naranja Mecánica me causa inquietud. Vi la película y desde ahí le agarré miedo al libro, que está en mi estante hace años.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me falta leer, entre otros, Música para camaleones. Y tengo muchas, muchas ganas de hacerlo :D Eres la primera persona que me dice que los demás libros de la saga le parecieron lo suficientemente entretenidos jajajaja.

      La Naranja mecánica es un libro intenso y complicado de leer, por el lenguaje que usa el autor, pero está bueno :O

      Eliminar