martes, diciembre 17, 2013

#CaféVirtual Lectores y manías

Hola otra vez. Regreso después de casi una semana de hiatus en la que estuve perdida a mitad de la nada. Saludos a los nuevos seguidores c:



Revisando el Twitter ahora que estoy de regreso vi un post que subieron en Qué leer, en él enumeraban algunas de las manías que tienen los lectores. Comparto con ustedes la lista y también algunas anotaciones personales respecto a los puntos en ella.


1. Oler los libros, no importa si es nuevo o usado. 

Cierto. Si hay algo que disfruto hacer es oler libros. Ir a librerías de viejo o entrar en una biblioteca significa tomarme un segundo para respirar el aroma. De los libros nuevos me gusta el olor a tinta que se percibe en muchos de ellos.

2. Subrayar. 


3. Colocar “post it” dentro del libro.



4. Doblar la esquinita de las hojas.


Cierto, cierto y cierto. Si hay algo que me gusta, tengo esa necesidad de resaltarlo para poder leerlo en algún futuro, cuando decida abrir el libro una vez más. También tomo notas y para ello usualmente utilizo post-its porque no me gusta mi letra y eso de rayonear las páginas con mi horrible caligrafía no me sabe muy bien. Subrayo o doblo las esquinas de las hojas cuando hay algo que quiero recordar, párrafos o pasajes enteros del texto.

Hace unos años, subrayar o doblar las esquinas me parecía impensable, me aterraba "lastimar" a los libros así, pero con el tiempo se vuelve una necesidad. Cuando menos te das cuenta, lo haces, y una vez haciéndolo es imposible parar.

5. Tener un diccionario al lado (o en su defecto a nuestro amigo Google).

Cierto. No me gusta no entender lo que leo, así que si hay alguna palabra que no comprendo, busco su significado. Suelo hacerlo más cuando leo libros en inglés, pero también lo hago con algunos en español, en especial los que son viejos y en los que los autores utilizaban un lenguaje distinto al actual. Leer en Kindle facilita mucho esta tarea de buscar los significados, es algo que adoro del aparatejo ese.

6. Guardar lo libros en bolsas “ziploc” cuando los tienen en el bolso.

Cierto. No uso bolsas ziploc, pero sí alguna bolsa de plástico que tenga a la mano. No hay nada que me enoje más que ensuciar el libro con restos de lápiz de la mochila o quizá con maquillaje cuando los llevo en el bolso. Además, uno nunca sabe cuándo se derramará la tinta del bolígrafo y más vale prevenir que lamentarlo después. Esta manía me ha dado la idea de comprar bolsas ziploc para transportar mis libros, o algunos de ellos, de ahora en adelante.


7. Marcar todos los libros que compran con sus iniciales, siempre en las mismas páginas.


Cierto a medias. No los marco con mis iniciales ni lo hago siempre, pero suelo encerrar en un círculo la página 10 de los libros. 10 por el día de mi cumpleaños.

8. Si el libro tiene capítulos; no dejan alguno por la mitad y antes de guardar el libro, terminan de leer con vivacidad ese capítulo.

Cierto. Para evitar eso de perder el hilo de la historia si dejo los capítulos a la mitad, prefiero leerlos completos y dejar el separador antes de comenzar otro.

9. Esconderse del mundo cuando el libro está muy bueno y quiere seguir leyéndolo.

Cierto. Este punto no necesita explicación.

10. Decir: “voy a leer un par de hojitas más y terminar leyendo 50”.

Cierto.
Nos pasa a todos, ¿no?

11. Irse de viaje y en vez de visitar centros comerciales, va a bibliotecas o librerías.

Cierto. Suelo buscar más librerías que bibliotecas porque es más fácil salir de una porque no puedo comprar todo a salir de una biblioteca (seamos honestos). Eso y porque si hay algo que me guste y me pico leyéndolo es poco agradable no poder llevarme el libro conmigo. Además, los lugares a los que suelo ir de viaje son más bien de plazas y centros comerciales, y es más fácil encontrar librerías que bibliotecas.

12. Preguntarle a sus amigos lectores cada vez que conversa con ellos: “¿Qué estás leyendo?

 Cierto. Pregunta obligada en algún momento de la conversación. Es inevitable. Con muchos amigos lectores sucede que no compartimos gustos en cuanto a lecturas, pero siempre es interesante saber qué títulos leen para después preguntar si los recomiendan o no.

Y el bonus personal:

a) Con relación a la manía #8: Si me veo obligada a dejar el capítulo que leo a medias, procuro terminar el párrafo y colocar el separador debajo del párrafo terminado para saber cuál sigue. Si logro terminar la página, la imagen del separador (si sólo tiene una cara con imagen) la coloco hacia la página que sigue.

b) Si encuentro a alguien que lee algo en el transporte público, en un restaurante, en un café o en cualquier lugar en el que me encuentre, le miro hasta que logro leer el título del libro que lee. Si se ve interesante, lo anoto para futuras referencias.

¿Ustedes qué manías tienen?

3 comentarios:

  1. Muchas de estas manías si las tenía, pero otras no, por ejemplo la de los posts its apenas empiezo a usarla, antes marcaba o doblaba las hojas y batallaba más encontrando los pasajes que me gustaban :c


    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los post-its son muy útiles... siempre y cuando los tengas a la mano jajaja.

      Saludos (:

      Eliminar
  2. Hay muchas manías que comparto y otras que no.
    Los puntos 1, 8, 9, 10, 11 y 12 siempre los hago, sobretodo el punto 1 (es casi un requisito de compra, eso de oler y palpar los libros antes de decidir si llevármelos a casa).
    Lo de los post-it se lo he visto a mucha gente y nunca he sentido el impulso de hacerlo. Y lo de subrayar, escribir o doblar el libro nunca lo hago, pero eso es más una manía mía que otra cosa.
    Lo de la bolsa ziploc nunca se me había ocurrido pero es una buena idea y si llevo libros en bolsos que no tienen bolsillos extras lo voy a implementar (siempre los pongo aparte y lejos de los lápices).

    ResponderEliminar